21 de julio de 2009

Washington ordena congelar fondos del lideres del cártel del Golfo y Los Zetas

El gobierno estadunidense presentó cargos contra líderes del cártel del Golfo y de Los Zetas ante tribunales en ésta y otras ciudades del país, se emitió la orden para congelar sus fondos y se anunciaron recompensas de hasta 5 millones de dólares por cada uno de éstos y sus socios acusados de narcotráfico.

Los departamentos del Tesoro y Justicia anunciaron acciones coordinadas contra el cártel del Golfo-Los Zetas, organización ahora llamada La Compañía. Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén (Tony Tormenta), Jorge Eduardo Costilla Sánchez (El Coss), Heriberto Lazcano Lazcano (El Lazca) y Miguel Treviño Morales (El 40), identificados como líderes de alto nivel de esta organización criminal y 15 de sus lugartenientes fueron acusados formalmente de delitos relacionados con el narcotráfico en tribunales estadunidenses.

Por su parte, el Departamento de Estado anunció recompensas de hasta 5 millones de dólares por información que lleve a la captura de 10 de estos acusados, incluyendo los cuatro líderes que hoy también fueron designados como capos mayores del narcotráfico por el Departamento de Tesoro.

“Estas acusaciones alegan una operación asombrosa y sofisticada de La Compañía para mover drogas ilícitas a nuestras comunidades, y efectivo de regreso a México. Hemos aprendido que la manera más práctica de interrumpir y desmantelar las organizaciones criminales es fiscalizar a sus líderes y confiscar su financiamiento”, dijo el procurador general asistente, Lanny Breuer, en Washington. Éste y otros altos funcionarios de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) y del Tesoro elogiaron la relación firme y de coordinación con sus contrapartes mexicanas, incluyendo el procurador general, Eduardo Medina Mora, y el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, en estas iniciativas.

Los procesos legales presentados hoy afirman que La Compañía está encabezada por un “triunvirato” conformado por Cárdenas Guillén, Costilla Sánchez y Lazcano. La organización ha operado en la frontera dividiendo el territorio en “plazas”, cada cual con su jefe, y que los tres líderes dirigieron los envíos de cocaína y mariguana por barco, aviones y autos desde Colombia y Venezuela a Guatemala, como también a varias ciudades y “plazas” en México, y de ahí a ciudades en Texas, donde se distribuye a todo Estados Unidos.

Por otra parte, Treviño Morales fue acusado de actividades criminales, incluyendo distribución internacional de cocaína y delitos relacionados con armas de fuego, y es identificado como uno de los principales líderes de Los Zetas.

Los 10 designados hoy por el Programa de Recompensa narcóticos del Departamento de Estado son del cártel del Golfo incluyen a tres de los cuatro líderes acusados hoy (Lazcano, Cárdenas Guillén, y Miguel Treviño Morales) junto con Mario Ramírez Treviño, Gilberto Barragán Balderas, Juan Reyes Mejía González, Alejandro Treviño Morales y Samuel Flores Borrego; y de Los Zetas, Jesús Enrique Rejón Aguilar y Aurelio Cano Flores.

El Departamento de Estado dijo que desde su inicio en la década de 1980 este programa ha pagado más de 44 millones en recompensas, y revela que, de hecho, el programa jugó “un papel significativo” en la captura de los tres capos originales del cártel del Golfo: Juan García Ábrego, Óscar Malherbe de León y Osiel Cárdenas Guillén.

El Departamento del Tesoro designó hoy a los cuatro líderes identificados como capos narcotraficantes, lo cual congela cualquier activo que tengan en Estados Unidos y prohíbe a toda entidad o estadunidense tener negocios con los intereses de los designados.

La Jornada