28 de julio de 2009

Detienen a presuntos plagiarios de Silvia Vargas

La Policía Federal detuvo en el municipio de Alvarado, en Veracruz, a cuatro presuntos secuestradores, integrantes de la banda de plagiarios Los Rojos, que habría estado involucrada en el secuestro y homicidio de Silvia Vargas Escalera, hija de Nelson Vargas, ex director de la Conade.

En conferencia de prensa, el coordinador de Inteligencia para la Prevención del Delito de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino informó que entre los detenidos se encuentra Cándido Ortiz González, El comandante blanco, de 42 años de edad, originario de Guerrero y presunto jefe de la banda, quien se encargaba de negociar y cobrar los rescates, y quien habría organizado el plagio de la hija del empresario Nelson Vargas.

Asimismo, también fueron detenidos Miguel Ortiz González, El comandante tigre, de 39 años, presunto brazo derecho de Candido Ortiz, y quien se encargaba de la logística para llevar a cabo los secuestros; Luis Antonio Ricalde Murcia, El chabelo, de 21 años, originario de Piedras Negras, quien apoyaba en el cuidado de las víctimas; y José Antonio Estrada, El queso de puerco, de 33 años de edad, originario del estado de México, se dedicaba también a cuidar las víctimas.

Sin embargo, falta por capturar a uno de los hermanos de Candido Ortiz, también integrante de esta banda, que se fugó del Hospital de Xoco, pero "continuamos trabajando y se espera detenerlo lo antes posible", agregó.

Según informó Cárdenas Palomino, la banda Los Rojos, la cual era liderada por Candido Ortiz y sus hermanos Miguel, Raúl y Oscar, estaría implicada en al menos 25 secuestros en diferentes estados del país, entre ellos el de un menor de edad en octubre de 1996 en la ciudad de México.
El funcionario agregó que este grupo de secuestradores se caracterizaba por su crueldad, ya que como medio de presión mutilaban a las víctimas y en caso de no cumplir con las condiciones y requisitos que pedían las asesinaban.

La detención de los presuntos plagiarios son resultado, precisó Cárdenas Palomino, de las líneas de investigación abiertas desde 2005 cuando fue secuestrado un comerciante de origen judío.
Tras la conferencia, el empresario Nelson Vargas informó que fue invitado aescuchar la voz de uno de los involucrados, la cual dijo recordar muy bien. "No se me va a olvidar jamás, muchas veces hasta la sueño", y aclaró que daría una opinión luego de oirla.

En entrevista televisiva, tras expresar su agradecimiento a las autoridades, dijo: "qué bueno que las investigaciones están avanzando".

Silvia Vargas Escalera fue plagiada el 10 de septiembre de 2007 cuando se dirigía al colegio Alexander Bain, en la colonia Las Águilas, en la ciudad de México, sin embargo, el caso se dio a conocer hasta el 25 de agosto de 2008 cuando su madre, Silvia Escalera dio a conocer el caso en una conferencia de prensa, tan sólo cuatro días antes de que se firmara el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad.

Silvia Escalera reveló también que, a pesar de que la familia Vargas Escalera había llegado a un acuerdo con los secuestradores, el contacto se interrumpió, y hasta la fecha de la primera conferencia nada se sabía de la joven.

Desde ese día, la familia de Nelson Vargas lanzó una campaña en la que mantenía su ofrecimiento de pagar una recompensa por recuperar a Silvia Vargas. En un anuncio espectacular se dieron a conocer números telefónicos, correos electrónicos y páginas de Internet para proporcionar información sobre el paradero de la joven.

Tres meses después, Nelson Vargas volvió a dar una conferencia de prensa, y esta vez reveló un importante hallazgo sobre el caso: Óscar Ortiz González, un ex chofer que convivió cerca de dos años con la familia, formaba parte de la banda de secuestradores denominada Los Rojos y es hermano de Raúl Ortiz, El Flaco, quien escapó de la custodia de la PGR cuando estaba internado en el Hospital de Xoco, en el sur de la ciudad de México, el 28 de septiembre pasado.

Nelson Vargas señaló que ni la PGR ni la AFI siguieron esa pista, ni tampoco se obtuvo información del teléfono celular desde el cual hicieron la primera llamada de negociación, ni se practicó ninguna prueba pericial a la camioneta donde fue secuestrada la joven.

El ex funcionario agregó: “la propia autoridad nos ha dicho que no tenemos nada que nos lleve a encontrar a Silvia. ¿Esto es nada?: un hombre que trabajó cerca de dos años con mi familia, y que sabemos que sus hermanos son de una banda que ya ha hecho secuestros. ¿Eso es no tener nada?… ¡Eso es no tener madre!”.

A su vez, Silvia Escalera expresó: “Exijo a las autoridades que reconozcan sus errores y como hombres verdaderos lo sean. Un hombre verdadero está consciente del precio de sus errores […] Les pedimos a las autoridades que con ética y con profesionalismo den la cara como mexicanos responsables y como profesionales”.

El pasado 5 de diciembre, la PGR informó de la detención de un sujeto presuntamente vinculado con el caso y de haber encontrado restos humanos en una casa en la delegación Tlalpan, que tiempo después se confirmó, pertenecían a la joven Silvia Vargas.

La Jornada