17 de julio de 2009

Se envían refuerzos militares a Michoacán

Para el gobierno federal, Michoacán se encuentra en “estado de contingencia”, por lo que requiere del concurso de voluntades para frenar la ofensiva del cártel de La Familia contra la Policía Federal (PF). Por ello, el presidente Felipe Calderón ha ordenado a las fuerzas armadas que refuercen sus acciones en esa entidad y en otras como Chihuahua, donde se presentan olas de violencia, revelaron fuentes del gabinete de seguridad nacional, tras una reunión sostenida ayer en Los Pinos.


Según las fuentes consultadas, en el encuentro algunos asistentes mostraron preocupación porque en las últimas horas funcionarios de alto nivel han recibido amenazas por parte del crimen organizado.


Esto ocurre mientras las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar) plantearon condiciones para su participación en el combate al crimen organizado al lado de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, y de inicio se negaron a continuar los llamados operativos conjuntos.


Las instituciones castrenses plantearon en días pasados que, en todo caso, marinos y soldados actuarán solos contra objetivos específicos, aun en acciones de interés para la dependencia que dirige Genaro García Luna, siempre que se les entregue la información que posea la SSP federal para evitar filtraciones o actos de corrupción que deriven en acciones fallidas.


Tanto Sedena como Semar han considerado que los ataques contra la Policía Federal (PF) en Michoacán, Guerrero, Guanajuato y Veracruz han sido efectivos porque los criminales están utilizando tácticas paramilitares.


Entre lunes y jueves, los integrantes del gabinete de seguridad se han reunido una vez por día para realizar evaluaciones y avanzar en el establecimiento de mecanismos de cooperación e intercambio de información efectiva entre las instituciones castrenses y la Secretaría de Seguridad Pública, que permitan combatir de mejor manera la ofensiva que, en especial el cártel de La Familia, ha desatado en contra de la Policía Federal en Michoacán, Guerrero, Veracruz y Guanajuato, pero también se ha puesto de relieve la necesidad de llevar a cabo una depuración de la corporación que está bajo las órdenes de la SSP federal.


Las fuentes consultadas señalaron que los titulares de las secretarías de Marina, almirante Francisco Saynez, y de la Defensa Nacional, general Guillermo Galván Galván, recibieron la indicación presidencial de reforzar sus acciones contra el crimen organizado en aquellas zonas donde ha aumentado la violencia, como son Michoacán y Chihuahua.


Las autoridades federales que integran el gabinete de seguridad han señalado la necesidad de que los estados también lleven a cabo una depuración más rápida de sus corporaciones para combatir los delitos del fuero común, ya que éstas representan 90 por ciento de la incidencia delictiva nacional.


En el encuentro, realizado en la residencia oficial de Los Pinos, se presentaron análisis y perspectivas de los grupos criminales que actúan en el país, a fin de determinar los blancos a atacar y frenar la ola de violencia que se ha registrado.

La Jornada