17 de julio de 2009

La actual dirigencia del PRD no me representa: Cárdenas

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano manifestó que no se siente representado por la dirigencia nacional del PRD, “que no tiene el valor de hacer valer la legalidad interna… Simplemente no me representan… Si la actual dirección no se atreve a hacer valer sus propias facultades para darle legalidad a su presencia, pues como dirigentes del partido no me merecen respeto”, afirmó en entrevista telefónica.

Reiteró su llamado a que se apliquen los estatutos a los militantes que fueron candidatos de otros partidos, y resaltó que su ausencia en el encuentro de Morelia, el sábado anterior, respondió a que no se invitó a todos los que la dirigencia nacional se comprometió a convocar, “así que para qué pierdo el tiempo en ir a discutir con ellos”.

Con insistencia, Cárdenas aseveró que es “indispensable que se restituya la legalidad interna en el partido para que haya autoridad, en primer lugar”. Pero también, agregó, para hacer un “intenso trabajo de organización; para realmente rehacer el PRD, reconstituir sus bases, darle presencia en aquellas partes donde prácticamente está ausente de todo”.

Ésos, afirmó, son los trabajos que deben impulsarse desde cero, como si se tratara de fundar el PRD. Consideró que mantener el partido sin cambios es ir de elección en elección con menos votos.

–Jesús Ortega dice que no renunciará –se le comentó.

–Quisiera que la dirigencia del partido restituyera la legalidad interna para que pueda tener el respeto de los militantes. Por lo demás, cada quien decidirá lo que tiene que hacer. Yo no me siento ya en este momento representado por una dirección que no tiene el valor, simplemente, de hacer valer la legalidad interna. Ni estoy pidiendo que se vayan ni estoy pidiendo irme: simplemente no me representan.

Cuestionó la convocatoria a la reunión de Morelia: quienes me visitaron el 7 de julio –Ortega, Carlos Navarrete y Guadalupe Acosta Naranjo, entre otros– “me habían dicho que iban a invitar a una serie de personas, a todos los ex gobernadores, a todos los ex presidentes del partido, a ex coordinadores parlamentarios, y no fue esa la invitación que se hizo”.

Entonces, acotó, ante una invitación parcial “no encontré razón para asistir. Hubo ahí presencias no anunciadas o válidas en otros sentidos, pero sobre todo ausencias”. Citó el caso del ex presidente nacional Leonel Cota, quien no fue convocado, como seguramente tampoco lo fue Alfonso Sánchez Anaya, ex gobernador de Tlaxcala.

–¿No valía la pena exponer ahí sus argumentos?

–Si el grupo que me visitó había quedado en tomar decisiones que no tomó, para qué pierdo el tiempo en ir a discutir con ellos.

Cárdenas consideró que su opinión debe ser tomada como la de un perredista más, porque “no me siento representado por quienes no quieren restituir la legalidad interna del partido”. Pueden hacerlo anunciando al órgano que lleva el registro de militantes que aquellos que fueron candidatos bajo las siglas de otras fuerzas automáticamente quedaron fuera del PRD.

Descartó exponer en forma directa sus puntos de vista a la dirigencia perredista. “Yo creo que saben leer, no creo que haga falta ir a leérselas (la carta que envió a los militantes el miércoles). Tampoco me preocupa”.

Cuauhtémoc Cárdenas dejó en claro que sus críticas a la dirección perredista no tienen que ver con cuestiones personales. Con los actuales dirigentes, apuntó, mantengo amistad, pero me parece que el PRD requiere “recuperar legitimidad interna para poder tener autoridad moral y decir y hacer cosas. Si no, pues les van a hacer menos caso del que les están haciendo” y “eso es muy grave”.

Sobre todo, expresó, mi más grande preocupación es que quienes “diciéndose miembros del PRD jugaron contra el PRD”.

A pregunta expresa, habló del caso de Ifigenia Martínez, quien entró a la Cámara de Diputados por la vía plurinominal con las siglas del Partido del Trabajo. “Le sigo teniendo mucho respeto, la estimo mucho, pero simplemente tomó una decisión de ya no ser miembro del PRD”.

Cárdenas Solórzano convocó a los militantes del PRD a dar a conocer a la dirigencia nacional su sentir. “Si les gusta estar representados por quien se deslegitima con sus acciones o quisieran una representación que dignifique sus compromisos con el partido”, manifestó.

La Jornada