22 de julio de 2009

Desastre económico exige un golpe de timón: PRI y PRD


La postración económica nacional y la pobreza en millones de hogares derivadas de los errores en la conducción del gobierno federal, provocó la exigencia unánime de la oposición en la Cámara de Diputados, que propuso modificar el rumbo mediante un “golpe de timón”.

En la Cámara de Senadores el coordinador de la bancada priísta, Manlio Fabio Beltrones, advirtió que su partido “de ninguna manera permitirá” la desaparición de programas para apoyar a los más pobres y anunció que revisarán la Ley de Desarrollo Social.

A su vez, legisladores panistas aseguraron que el gobierno federal no intenta desaparecer programas sociales, sino reforzar los más efectivos y, al igual que el presidente Felipe Calderón, atribuyeron al entorno externo la negativa situación económica del país.

En el contexto de los trabajos en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión –que sesiona en el Senado–, legisladores de PRI y PRD advirtieron que el gobierno federal no puede recortar ni desaparecer los programas sociales.

Beltrones subrayó que, por el contrario, mientras el país recupera el crecimiento económico debe priorizarse el respaldo a aquellos mexicanos que viven en condiciones difíciles.

Ante el fracaso de la estrategia para combatir la pobreza, “es hora de revisar la Ley de Desarrollo Social, dado que el número de pobres se ha incrementado a pesar de que se cuenta con recursos suficientes para combatir la desigualdad”, señaló.

Afirmó que los delegados federales de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) en los estados “no tienen ninguna conciencia sobre los programas sociales y lo único que pretenden es utilizar los recursos para ser candidatos de su partido político en el futuro”.

El diputado perredista Juan Guerra Ochoa advirtió que es ilegal el intento de desaparecer o disminuir programas sociales y recordó al titular de la Sedeso, Ernesto Cordero, que la ley presupuestal es muy clara cuando se trata de recortes, ya que ordena que éstos deben darse en rubros burocráticos, en gastos superfluos y nunca en cuestiones educativas o sociales.

En el Palacio Legislativo de San Lázaro, los diputados Javier González Garza, Emilio Gamboa Patrón, César Duarte y Alejandro Chanona advirtieron que, ante el incremento de la pobreza, “es necesario replantear el modelo de desarrollo del país, lo que hasta ahora el gobierno no ha querido discutir”.

González Garza, coordinador de los diputados perredistas, presentó un diagnóstico desalentador de la realidad nacional, porque no sólo persiste la desigualdad, sino que a esto se agrega la escasa cohesión social.

“No hay ideas o propuestas que la gente pueda abrazar y hacer esfuerzos con el propósito de que, a través de los años, mejore su situación. Estamos perdiendo cohesión social. Es muy preocupante, porque el rumbo de la economía es desastroso. Lo decíamos el año pasado; la verdad es que nos quedamos cortos. La grave situación del empleo hace absolutamente necesario replantear el modelo de desarrollo del país”, afirmó.

El coordinador del PRI, Emilio Gamboa, consideró “muy preocupante” el crecimiento de los índices de pobreza, porque expresan que “la política de desarrollo social del presidente Calderón ha fallado; se debe revisar, deben meterse a fondo a restructurarla y no puede seguir como está. La desigualdad y la pobreza es lo que más lacera a este país y debemos enfocarnos en trabajar y hacer los cambios que se requieran para dar un giro a la pobreza y combatirla de verdad”.

César Duarte, presidente de la mesa directiva en San Lázaro, demandó un nuevo rumbo al gobierno calderonista mediante un “golpe de timón en las políticas social y productiva, porque no podemos aceptar, por ejemplo, que a estas alturas del año, con la crisis económica, con los anuncios emergentes del Presidente, todavía tengamos que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Social, Pesca y Alimentación carezca de capacidad para pagar a los productores del país, que todavía no se esté pagando el Procampo, no esté llegando el fertilizante, no se estén cargando las tarjetas del diesel, no se esté apoyando el Progran”.

Alejandro Chanona, diputado por Convergencia, calificó de “cráter profundo” el estado en que se encuentra el desarrollo económico nacional.

“No nos equivoquemos, no es únicamente la política social, es el modelo económico; no es un asunto de clichés y de etiquetas que yo diga que el neoliberalismo fracasó. El problema es cómo reconocer, por parte del gobierno, que el modelo que siguen enarbolando es una fábrica de desempleados, y si la crisis económica no se controla entre 2009 y 2010 esa fábrica se va a incrementar”.

En contraparte, el coordinador de los senadores del PAN, Gustavo Madero, aseguró que el gobierno federal no pretende desaparecer algunos programas sociales, sino poner énfasis en aquellos de mayor efectividad.

Trató de enmendar la plana al titular de la Sedeso e insistió en que Cordero no habló de recortes, sino de reforzar la política social “con una visión de largo plazo”.

No obstante las evidencias y magros resultados de la conducción económica, Héctor Larios, coordinador de los diputados del PAN, consideró que México se encuentra en proceso de recuperación. “Queda claro que ya no estamos cayendo y tenemos que ver de qué forma hacemos más ágil y rápida esta recuperación”.

Fiel a su costumbre de defender al gobierno, atribuyó la condición negativa del país al entorno externo y especialmente a la excesiva dependencia de la economía mexicana de la estadunidense.
La Jornada