16 de julio de 2009

Calderonistas rechazan que Los Pinos quiera imponer a Nava como lider de AN

Panistas identificados con el calderonismo rechazaron ayer que desde la residencia oficial de Los Pinos se pretenda imponer a César Nava en la dirigencia del PAN, como acusaron en la víspera diversos liderazgos del blanquiazul.

Mientras tanto, César Nava evitó anoche explicar las razones de su decisión de contender por la presidencia de su partido. Aseguró que hoy en el registro de su candidatura hablará sobre el tema, y lo único que puntualizó es que no dejará la diputación que recién ganó en los comicios del pasado 5 de julio.

Colaboradores del ex secretario particular del presidente Felipe Calderón aseguraron que no quiso hablar de sus aspiraciones, por respeto a Luis H. Álvarez, quien junto a él coordinó el libro Diálogo entre generaciones, presentado anoche en Casa Lamm. Sin embargo, eso no fue obstáculo para que sus correligionarios lo abrazaran y felicitaran por su determinación de buscar la dirigencia del PAN.

Al mediodía, Rogelio Carbajal, secretario general del blanquiazul, dijo que el próximo dirigente será electo en la tradición democrática del panismo, esto es, por el Consejo Nacional, que a su vez fue votado por la militancia en una asamblea nacional.

Enfatizó que el presidente Felipe Calderón, como miembro del consejo, tendrá un voto dentro de los 370 consejeros que integran dicho órgano de gobierno.

Por su lado, el senador José González Morfín, quien valora la posibilidad de presentar su candidatura a la presidencia panista, dijo tener mucho respeto por el Consejo Nacional, y confiar en que sus integrantes sabrán decidir lo que mejor le conviene a este instituto político.

El diputado Cristián Castaño expuso que lo más importante para el PAN es valorar y analizar qué errores se han cometido. Con independencia de quién dirija, el partido debe ser incluyente, que se tome en cuenta a todos los liderazgos, sobre todo porque han habido señalamientos de que no se escucharon voces importantes del blanquiazul. Al mismo tiempo, debe haber gran comunicación con el Presidente de la República, pues sería un suicidio poner un dirigente que esté en contra del Ejecutivo.

Mientras, el diputado Gerardo Priego destacó que todos los grupos que han cuestionado la situación adentro del PAN deberían ser propositivos, reunirse, discutir y ver cuál es la mejor forma para que la presidencia quede en manos de quien tenga la capacidad de conciliar y unir al partido.

La Jornada