16 de julio de 2009

PT y Convergencia condicionan al PRD para negociación ante proceso electoral 2012

Al igual que el Partido del Trabajo, Convergencia condicionó sentarse a negociar una reconciliación con el PRD de cara al proceso presidencial de 2012.

El secretario general de Convergencia, Pedro Jiménez León, señaló que están dispuestos, siempre y cuando el PRD asuma el compromiso de impulsar una reforma electoral para que regrese la figura de las coaliciones, se devuelva la libertad de expresión, se permitan las candidaturas independientes y, fundamentalmente, se impida el uso de recursos públicos y de la delincuencia organizada en los comicios.

Porfirio Muñoz Ledo, coordinador nacional del Frente Amplio Progresista (FAP), aseguró que por lo pronto ya hay un acuerdo para impulsar un frente parlamentario progresista con los diputados afines a Andrés Manuel López Obrador. En conferencia de prensa, puntualizó que procederán en varias etapas, para que tenga efecto en la próxima legislatura.

En primer lugar, sostendrán el próximo martes una reunión formal de diputados electos del PT y Convergencia. La incorporación de los perredistas procederá, dijo, cuando ellos hayan culminado su proceso de selección de la coordinación partidaria en San Lázaro. En tercer lugar, impulsarán una agenda básica de la reforma del Estado, elaborada por el consejo consultivo del FAP, con tres aspectos principales: reforma política, económica y social. Aclaró que el documento ya se ha hecho circular entre 90 o 94 especialistas y que ha recibido contestación de 20, por lo cual el texto tendrá bases.

Finalmente, en relación con este tema advirtió que enviará una carta a los 17 dirigentes visibles de la campaña por la anulación del voto durante los comicios del 5 de julio, que solicitaron en diferentes tonos reformas y responsabilidades legislativas, porque, señaló, “nos interesa esa exigencia ciudadana”.

En cuanto a la convocatoria de gobernadores y de la dirigencia nacional del PRD para la unidad de las izquierdas, Muñoz Ledo refirió que lo dicho por el secretario general de Convergencia es “una verdad de a kilo. Si no no reformamos la ley y restauramos las coaliciones propiamente dichas, las posibilidades de la alianza de la izquierda en materia electoral (rumbo al 2012) son escasas”.

No se vale, sostuvo, “el doble lenguaje. O se restaura eso o cómo podemos aparecer todos los partidos en un solo lugar de la boleta electoral”.

Resaltó la coincidencia de que luego de los “triunfos” presidenciales del PRD en 1988 y 2006, cancelaron las figuras de candidaturas comunes y de coalición, según constituyeron las izquierdas en cada uno de los momentos.

Aclaró que aunque hayan posiciones diferentes en el FAP respecto al llamado de ir con el PRD, todos están de acuerdo en un proceso convergente.

En una primera etapa, dijo, se está por el establecimiento del frente parlamentario progresista y, “según se nos hizo saber (vía Manuel Camacho), el PRD se incorporará. Es un punto de partida, pero después iremos viendo cómo construimos”, concluyó.

La Jornada