17 de julio de 2009

No renunciaré a la dirigencia del PRD: Ortega

Con claras muestras de fastidio por la insistencia de la pregunta, después de la debacle electoral del PRD, Jesús Ortega Martínez respondió: “por enésima vez, digo: no voy a renunciar” a la presidencia. “No es una actitud de obcecación, es de responsabilidad con el partido”.

Manifestó que sí se siente presionado por quienes se lo han pedido, “pero tengo la suficiente determinación para soportar esas presiones, para ver en función del interés del PRD, para resistir críticas infundadas, tomar en cuenta las fundadas y para no adoptar decisiones apresuradas que en lugar de contribuir a que resolvamos nuestros problemas, los compliquen”.

Después de asistir a una reunión del secretariado del PRD horas después de que concluyó –cerca de la medianoche– un encuentro de la Comisión Política Nacional (CPN), Ortega Martínez señaló que continúan “tomando medidas de cara a las tareas inmediatas que tenemos”.

Entre otras, cómo enfrentar las elecciones estatales, como las de Coahuila y Tabasco, y preparar un consejo nacional que no se realizará el siguiente fin de semana –es probable que se celebre en agosto– y un congreso en ruta para celebrarse en noviembre próximo.

Como en la reunión del miércoles no concluyó el análisis sobre la situación del PRD, este fin de semana se prevé reunir a los integrantes del secretariado y la CPN –tentativamente el sábado– para continuar con la valoración.

Ortega se negó a polemizar sobre las expresiones que Cuauhtémoc Cárdenas planteó en la carta que envió a los militantes del PRD, y acerca de que el fundador de ese partido no se siente representado por la dirigencia nacional.

“Todo mundo tiene derecho a dar sus opiniones. Respeto las del ingeniero, pero no daré una respuesta de manera particular; quiero una en términos de órgano colectivo, porque no conviene, de cara al consejo nacional, establecer otra vez un debate en los medios de comunicación”.

Como presidente nacional del PRD “tengo que actuar con prudencia elemental para que, en lugar de que se profundice la crisis, podamos encontrar salidas rápidamente”, apuntó.

Explicó que unos compañeros piden la expulsión de todos los que fueron candidatos de otros partidos, otros plantean la cancelación de los órganos de dirección, unos más amnistía total, y “como ven respuestas prontas, no reflexionadas, en lugar de ayudar a solucionar los problemas pueden complicarlos”.

–¿Eso incluye su decisión acerca de si debe renunciar a la presidencia del PRD?

–No, he reiterado que no voy a renunciar al partido. Esta es la enésima respuesta que doy a la enésima pregunta: no voy a renunciar porque estoy tratando de actuar con responsabilidad y eso implica que veamos soluciones en el conjunto del partido y no decisiones unipersonales, aisladas.

El dirigente perredista consideró que su actitud “está siendo respetada, tomada en cuenta por otros compañeros, en su mayoría de la comisión política”.

Ortega anunció que como parte de la agenda del PRD se está convocando, además de la citada reunión, a otra con diputados electos para definir la política legislativa de la bancada. En tanto, se impulsa una comisión que analice la situación económica del país.

En el PRD se explicó que en la CPN avanza la idea de secundar lo convenido en el cónclave de Morelia el sábado anterior: acuerdo en pos de la unidad, no exclusiones ni destituciones, trabajar por la más amplia confluencia de fuerzas de izquierda, impulsar una propuesta de política legislativa e integrar dos comisiones, una para elaborar una propuesta de línea política general y otra para reforzar a la comisión para la reforma del partido.

La Jornada