16 de julio de 2009

SEDENA y SEMAR dejan fuera a la SSP por corrupción

Las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y Marina Armada de México (Semar) plantearon condiciones para su participación en el combate al crimen organizado al lado de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, y ahora no realizarán más “operativos conjuntos”, por lo que en todo caso marinos y soldados actuarán contra objetivos específicos, siempre y cuando la dependencia que dirige Genaro García Luna les entregue la información que posea para evitar filtraciones o actos de corrupción que deriven en acciones fallidas, revelaron funcionarios que participan en el gabinete de seguridad nacional.

Las instituciones castrenses han considerado que los ataques contra la Policía Federal (PF) en Michoacán, Guerrero, Guanajuato y Veracruz han sido efectivos porque los criminales están utilizando tácticas paramilitares.

De acuerdo con información obtenida de funcionarios del gabinete de seguridad nacional y de mandos de la Sedena, desde el sábado pasado, cuando se iniciaron los ataques contra agentes federales e instalaciones de la Policía Federal en Michoacán, a través del organismo de coordinación de seguridad se planteó la necesidad de que marinos y soldados apoyaran al personal de la SSP federal.

Sin embargo, a decir de los entrevistados, los operativos conjuntos han fallado por falta de coordinación y entrenamiento de los agentes, por indisciplina de los comandantes y mandos de policías federales, así como por la persecución de objetivos distintos, ya que se acusó a la SSP federal de no intercambiar información de inteligencia de manera real.

Por ello, de acuerdo con los funcionarios consultados, aunque se ha considerado un aumento de la presencia de militares en zonas como Morelia, Apatzingán y La Huacana, así como de marinos en Lázaro Cárdenas y otros municipios cercanos a la costa michoacana, primero se ha solicitado que se elabore un plan maestro de objetivos.

La petición de la Sedena y la Marina incluye que sus mandos sean quienes dirijan las acciones contra el crimen organizado, para evitar la filtración de datos hacia los grupos criminales y la cooptación de personal.

Se debe recordar que hasta el momento, en Michoacán, el cártel de La Familia no ha realizado agresiones contra efectivos castrenses ni a instalaciones militares; en cambio, la ofensiva de este grupo delictivo se ha concentrado en ataques contra policías federales, los inmuebles y equipos que utilizan en municipios como La Huacana, Apatzingán, Morelia y Lázaro Cárdenas, entre otros, dejando hasta el momento un saldo de 15 agentes muertos y más de 18 heridos.

En ese contexto, la SSP federal informó que enviará mil agentes más a enfrentar al crimen organizado en Michoacán, así como también helicópteros Black Hawk, a fin de contrarrestar las agresiones de La Familia.

La dependencia federal dio a conocer que los agentes que serán enviados a esa entidad tendrán como principales puntos de vigilancia las ciudades de Morelia, Uruapan y Lázaro Cárdenas.
Asimismo, para apoyar el trasladado de personal o de detenidos, la Policía Federal desplazó varias unidades blindadas hacia la capital michoacana.

Una de las acciones que “impulsará” la SSP federal será la recepción de denuncias ciudadanas, y aunque ya es un programa establecido por esa institución, se buscará que participe un mayor número de habitantes en la ubicación de presuntos delincuentes y en especial de miembros del cártel de La Familia.

De igual manera, un día después de que se ordenara la restricción de patrullajes nocturnos, la dependencia que dirige Genaro García Luna anunció que reforzará la vigilancia en carreteras durante las 24 horas, y especialmente en el estado de Michoacán, debido al periodo vacacional en curso.

La Jornada