20 de julio de 2009

Acusan panista la contienda interna de "viciada"

Los senadores Javier Corral, Ricardo García Cervantes, Humberto Aguilar Coronado y Santiago Creel, así como el diputado Gerardo Priego y Manuel Espino, ex presidente del Partido Acción Nacional (PAN), anunciaron que no participarán como candidatos a la dirigencia nacional en una contienda que consideran "viciada de origen".

En conferencia de prensa, los legisladores y el ex presidente del PAN, que fueron señalados como posibles contendientes para la dirigencia nacional panista, expusieron que no hay condiciones para ir a esa elección, al tiempo que consideraron que hay "una simulación".

Aseguraron que no están de acuerdo en llevar a cabo un proceso de selección sin antes emprender un proceso de reflexión sobre el revés electoral del 5 de julio, y que sería erróneo que un candidato "oficial" dirija el PAN por lo menos 15 meses en estos momentos de difícil coyuntura para el partido, según reportes radiofónicos.

Coincidieron en señalar que sería un grave error de los panistas no hacer caso del mensaje enviado por los electores en dicha jornada electoral.

Los seis políticos lamentaron también que Acción Nacional viva una situación crítica, que a su parecer es evidencia y resultado de la pasada contienda electoral, y que a ello se sume el apoyo a una candidatura oficial encabezada por César Nava Vásquez.

Manifestaron su convicción de realizar "primero la reflexión y luego la elección", y convocaron a generar condiciones que permitan al partido rescatar los principios que le dieron origen, con miras a su 70 aniversario que celebrarán el 15 de septiembre. Por ello, propusieron que la contienda se posponga para antes llevar a cabo dicho proceso de análisis.

También señalaron alianzas vergonzosas con algunos dirigentes sindicales como Elba Esther Gordillo. Al respecto, Javier Corral indicó que parece que la maestra tiene más influencia sobre el presidente Felipe Calderón que los propios estatutos del PAN.

En la sede nacional del partido, el senador García Cervantes fustigó que no hay condiciones siquiera para una "candidatura testimonial", en tanto que convocó a pensar primero por México antes que por las cuestiones personales o de grupo.

El ex dirigente panista Manuel Espino manifestó por su parte su rechazo a una candidatura que no ha emanado de un proceso “auténticamente democrático”, y llamó al presidente Calderón a sacar las manos de la contienda y que deje que sean los panistas quienes definan los destinos del partido.

A su vez, el diputado Gerardo Priego dejó claro que "no venimos acompañando a nadie" y que lo que les preocupa es "la imposición" que se pretende hacer, por lo cual reiteró que no están dispuestos a participar "en esta simulación".

La Jornada