16 de abril de 2009

Visita Oficial de Barack Obama a México


Al darle la bienvenida al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el jefe del Ejecutivo, Felipe Calderón, hizo votos porque entre ambas naciones se establezca una nueva era de relaciones basadas en la confianza y la cooperación, y enfocadas hacia un desarrollo sustentable en donde el trabajo conjunto convierta la zona fronteriza en una región de productividad y seguridad.

Esta nueva relación, expresó, es para convertir a América del Norte en una zona más segura y libre de amenazas del terrorismo y del crimen organizado, pero que también asuma su responsabilidad global con el medio ambiente.

En la explanada Francisco I. Madero de la residencia oficial de Los Pinos, Calderón precisó que para elevar la competitividad regional de América del Norte es necesario reconocer que México necesita el poder de inversión de Estados Unidos, pero que también se valore el "empuje" que para ese país tiene la fuerza laboral mexicana.

Asimismo, enfatizó, las nueva era tiene que garantizar que los derechos humanos se respeten "sin distingos" en ambos lados de la frontera.

Hay una fe inquebrantable de que entre ambos países "podemos y debemos ser vecinos, amigos, socios y aliados", manifestó Calderón al coincidir con la premisa expresada ya anteriormente por Obama de que "sí es posible forma de hacer política", y por ello, agregó, no podemos permanecer indiferentes frente a lo que le sucede a nuestros países vecinos.

Estoy convencido, dijo el michoacano, de que entre México y Estados Unidos debemos y podemos actuar bajo estos nuevos principios y combatir, bajo una responsabilidad compartida, el crimen organizado.

Volvió a mencionar el tema de la migración cuando señaló que frente al fenómeno habría que actuar bajo una valoración "justa y comprensiva".

Para construir ese futuro, continuó, México está haciendo su parte al impulsar reformas estructurales tendientes a modernizar nuestra economía y hacerla más competitiva. Al mismo tiempo, expresó, estamos haciendo grandes esfuerzos para terminar con la pobreza extrema de tal manera que nuestros "hijos no tengan que abandonar el país por falta de oportunidades".
Al inicio de su discurso, el mandatario aprovechó para rememorar las palabras dichas hace casi medio siglo por el entonces presidente de aquel país, John F. Kennedy, durante su visita a México: “La geografía nos ha hecho vecinos; la tradición nos ha convertido en amigos; la economía nos ha vuelto socios y la necesidad nos ha vuelto aliados. No permitamos que el hombre separe lo que la naturaleza ha unido”.

Previamente, la ceremonia de bienvenida comenzó al escucharse los himnos nacionales de México y Estados Unidos, en ese orden.

En su primer discurso luego de su llegada a nuestro país, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que, correspondiendo a las valerosas acciones de México contra el narcotráfico, su nación debe “hacer lo suyo” y combatir el tráfico de armamento y capitales desde su territorio hacia el nuestro.

“En una oportunidad histórica en la que el gobierno mexicano, con todo valor, ha atacado y combatido a los cárteles de narcotraficantes, los Estados Unidos también debe hacer lo suyo como socio pleno en esta batalla. Lo hemos hecho ya a través de la Iniciativa Mérida, pero también debemos hacerlo combatiendo el tráfico ilícito de armamentos y el movimiento ilícito de capitales”, sostuvo.

En la explanada Francisco I. Madero de la residencia oficial de Los Pinos, el mandatario estadunidense evocó la relación especial de su país con México, e indicó que hubo un motivo por el cual la primera visita que recibió de un jefe de Estado extranjero luego de resultar elegido como presidente de Estados Unidos fue precisamente la del mandatario mexicano: “Nos recuerda lo que dijo hace años el presidente John F. Kennedy, que los lazos que nos unen no pueden quebrantarse”.

Y abundó: “Nuestra relación y nuestra amistad son fuertes, pero como el presidente (mexicano, Felipe) Calderón dijo, podemos hacerla más fuerte”.

Además de convocar al gobierno mexicano a emprender una lucha conjunta contra el narco, también lo llamó a combatir juntos la crisis financiera que afecta al mundo entero, al afirmar que en estos tiempos, cuando todo el mundo combate una recesión global, que el desempleo aumenta, el crédito disminuye y los comercios luchan para sobrevivir, “tenemos que trabajar juntos, mancomunados para restaurar el crecimiento económico, la sustentabilidad y que este crecimiento sea de abajo hacia arriba, de modo que todos puedan beneficiarse, especialmente nuestros jóvenes”.

Al resaltar que México ha demostrado que no es solamente un país importante en el área, sino un líder global -como lo ha demostrado en la cumbre del G-20 y en otros foros-, insistió en la necesidad de “unirnos en temas que competen a los dos como el cambio climático, el combate a la pobreza y al terrorismo. México y los Estados Unidos deben trabajar unidos para asegurar la seguridad y la productividad de sus naciones”.

Más tarde, en conferencia conjunta con Calderón, Obama dijo que tiene esperanzas de que pronto se resuelva la disputa comercial desatada por una prohibición de Estados Unidos sobre los camiones mexicanos para circular por sus carreteras y a la que México respondió elevando aranceles a casi un centenar de productos estadunidenses.

"Mi equipo está trabajando con el del presidente Calderón para resolver este tema y tengo esperanzas de que podamos resolverlo en una manera efectiva", dijo Obama.

Estados Unidos canceló en marzo un programa piloto que permitía la circulación limitada de camiones mexicanos en su territorio, bajo el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Ante esa medida, México elevó en represalia los aranceles a casi un centenar de productos estadounidenses, incluyendo frutas, verduras, vinos y artículos de higiene personal.

En materia ambiental, los mandatarios acordaron formar una nueva asociación para promover el uso de energía renovable y combatir el cambio climático, según informaron en un comunicado conjunto.

El comunicado, difundido por la Casa Blanca, señaló que México será anfitrión de las principales economías del mundo para un foro sobre el cambio climático en los próximos meses.


La Jornada On Line