26 de abril de 2009

El paro total en la capital dependera de los decesos y contagios

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, informó este domingo que la suspensión total de las actividades en la ciudad se determinará en función del control que se tenga de los casos de contagio por influenza porcina y el número de muertes.

En entrevista radiofónica, explicó que en la medida en que se suspendan las actividades, la posibilidad de contagio se reduce, por lo que dijo que este lunes por la noche o el martes por la mañana se podría tomar esa decisión, de acuerdo con los resultados que se tengan.

Reconoció que existe una afectación en la actividad económica de la ciudad, cuando menos en actos deportivos y artísticos que se suspendieron, "pero ese esfuerzo ayuda a lograr el fin último" que es detener el brote.

El objetivo de la etapa actual es reducir la velocidad de contagio y el número de fallecimientos, de ahí la restricción para acudir a lugares cerrados o concurridos y la solicitud a los ciudadanos de no salir de casa si no es necesario, expuso el Ejecutivo local.

Insistió en que el número de decesos se pueda contener en función de la detección temprana y la aplicación de los medicamentos adecuados.

El mandatario capitalino sostuvo que su gobierno trabaja en coordinación con la administración federal, pues "en este momento todos tenemos que hacerlo en equipo"; y argumentó que la Secretaría de Salud federal ya les entregó el medicamento que se está suministrando a los enfermos.

En entrevista detalló que tres mil 800 representantes de su administración distribuirán tapabocas a la población en el transporte capitalino, además de que se revisarán los sistemas de ventilación en el caso del Metro.

El Gobierno del Distrito Federal está elaborando lo que llamó "un plan B" que se aplicaría en caso de que no pueda detenerse el brote con las medidas adoptadas hasta ahora, pero comentó que "no estoy en la posibilidad de adelantar las acciones".

Notimex