14 de abril de 2009

Tula sede de nueva refinería

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Jesús Reyes Heroles, informó que será en Tula, estado de Hidalgo, donde será construida la nueva refinería.

El anuncio hecho este martes confirmó los trascendidos y dejó atrás una serie de rumores que se levantaron en torno a la decisión final sobre el complejo, el cual tendrá una inversión de 10 mil a 12 mil millones de dólares y será terminada en 5 o 6 años.

Reyes Heroles recordó que en 1979 se construyó en México la última refinería, lo que contrasta con la demanda creciente de gasolina, que desde 1980 a la fecha aumenta a un porcentaje de 3.4, dijo.

Por ello, a raíz de la "decisión histórica" del presidente de la República anunciada el 9 de octubre del año pasado, como parte de un plan anticrisis, se inició un análisis de todos los aspectos técnicos y las propuestas presentadas por 10 entidades federativas para albergar ahí la refinería.

A partir de ahora, el gobierno de Hidalgo cuenta con un plazo de 100 días naturales para adquirir un terreno con extensión de 700 hectáreas, cuyos títulos de propiedad deberán ser donados, con carácter de irrevocable, a Pemex. En caso de que ello no suceda, el proyecto se adjudicaría a Salamanca, Guanajuato.

Si pese a ello, no se cumple con los plazos, entonces la construcción se realizaría en la primera de las dos entidades que cumplan con el requisito.

Agregó que la determinación no se hizo de manera aislada, toda vez que un complejo de tal naturaleza requiere contemplarse a largo plazo, con todas las implicaciones a nivel nacional, e impacto para la región en particular.

Asimismo, el funcionario también dio a conocer objetivos y estrategias de modernización contemplados dentro del Sistema Nacional de Refinación, del cual destaca la reconfiguración que se realizará en la refinería de Salamanca, Guanajuato. Todo ello, mencionó, con la finalidad de garantizar el abasto de petróleo al menor costo posible.

Posteriormente, en declaraciones para Radio Fórmula, Reyes Heroles aclaró que la decisión realizar el proyecto en Hidalgo toda vez de que si bien ya existe una refinería cercana, esto permitirá ahorrar en cuanto al procesamiento de crudo como de los residuales. "Matamos dos pájaros de un tiro", señaló, porque así se aprovecharía la infraestructura para resolver el problemas de los excedentes de combustóleo que tenemos en el altiplano sin comprometer lo relativo al crudo.

Precisó que el inicio de las obras está contemplado para 2011, de tal manera que si se sigue el plan original de Salamanca estaría operando ya con la reconfiguración en 2014 y la nueva refinería en 2015. Los tiempos de la industria, dijo, son diferentes para concretar este tipo de complejos, ya que entre más tiempo se le dedique a la conceptualización, diseño e ingeniería conceptual menores errores y costos se tienen conforme se avanza en el mismo.

En este sentido, el funcionario añadió que aún se desconoce las empresas encargadas de llevar a cabo la construcción de la refinería, sin embargo mencionó que debido a su dimensión ésta no puede llevarse a cabo por una sola compañía. Por ello, previó que, vía licitación, serán de ocho a 10 empresas las que participen en la ejecución; y seguramente algunas serán mexicanas.

La Jornada On Line