4 de abril de 2009

PAN niega injerencia de SG en Ley de Extinción de Dominio

El presidente del Senado, Gustavo Madero, aseguró que el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, no le pidió que pospusiera la discusión de la Ley de Extinción de Dominio, como lo denunciaron los legisladores del PRI, y sostuvo que los incidentes de un día antes fueron “una dramatización para efectos mediáticos” de los priístas, “una intentona de lavarse la cara”, frente a los cuestionamientos que han recibido.

Por separado, sin embargo, el presidente de la Comisión de Asuntos Legislativos, el senador del PRI, Fernando Castro Trenti, reiteró que un día antes, cuando preguntó a Madero por qué se pretendía no discutir el dictamen de la Ley de Extinción de Dominio –ya aprobado en comisiones y con las firmas de todos–, le respondió que en la Secretaría de Gobernación tenían reservas en dos artículos.

Castro Trenti hizo notar que durante las negociaciones en las comisiones dictaminadoras se notó siempre la presión de los representantes de la Secretaría de Gobernación y de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República, hacia el panista Alejandro González Alcocer, presidente de la Comisión de Justicia.

Desde antes del jueves, en que finalmente se votó la ley ante el pleno, los panistas recurrieron a tácticas dilatorias, insistió. Hizo notar que el martes 31 de marzo, en que se planeaba aprobar el dictamen en comisiones, González Alcocer presentó un documento distinto al que se había consensuado, en el que se insistía nuevamente en la iniciativa original.

“Desde entonces nos estaban haciendo trampas, al cambiar artículos que ya habíamos analizado y debatido durante semanas.”

De acuerdo con versiones de otros legisladores de PRI y PRD que participaron en la elaboración del dictamen, los representantes del gobierno –presentes en algunas de las reuniones– enviaban tarjetas a González Alcocer para que refutara los argumentos de los demás legisladores, sobre todo en los artículos que más se debatieron, relacionados con violaciones a derechos de terceros inocentes.

El senador Castro Trenti confirmó que “lamentablemente” así fue, y relató que el pasado miercoles primero de abril, cuando se aprobó el dictamen en comisiones, González Alcocer “se tuvo que levantar varias veces de la mesa de negociación para tomarle llamadas al secretario de Gobernación. Ya casi al final, la silla del panista estuvo vacía durante más de 20 minutos, porque estaba hablando con Gómez Mont”.

Se escuchaban, dijo, sus respuestas en monosílabos al funcionario: “Si Fernando, no Fernando, es que aquí no quisieron”. Un día después de esa conversación, explicó el legislador priísta, Madero pretendió evitar que se discutiera y votara en el pleno el dictamen. La intención del gobierno, consideró, es que el dirigente nacional del PAN, Germán Martínez, pudiera seguir con su campaña contra el PRI, para tratar de quitarle puntos en la batalla electoral de julio.

La versión del presidente del Senado es distinta. Ayer, en entrevista colectiva, Madero rechazó que Gómez Mont le hubiera pedido que retrasara la aprobación de la controvertida ley; aseguró que su actuación al frente de la mesa directiva, el pasado jueves, estuvo apegada completamente a derecho, ya que no le dio trámite al inicio de la sesión, sostuvo, porque aún no estaba el dictamen.

Andrea Becerril/ La Jornada