29 de abril de 2009

Sesiona el Senado bajo cerco sanitario

Bajo cerco sanitario, que incluyó la revisión médica de legisladores, periodistas y trabajadores antes de su ingreso al recinto previamente desinfectado de Xicoténcatl, sesionó ayer el Senado más de seis horas.

Todos debieron desinfectarse las manos y firmar un documento, en el cual dieron fe de que no tienen ninguno de los síntomas de la influenza porcina. Sólo así se permitió la entrada al recinto, donde los legisladores desahogaron una abultada agenda a puerta cerrada, aislados, con personal mínimo y fuertes medidas de asepsia en las instalaciones.

La sesión se retrasó más de una hora, hasta que se logró el quórum legal. Se inició, de hecho, con 67 senadores –dos más de la mitad más uno requerida–, aunque en el transcurso de los trabajos fueron llegando otros legisladores, hasta completar 90, cuando se votó el primer dictamen.

El coordinador de los senadores del PT, Ricardo Monreal, propuso cancelar ayer el periodo de sesiones –en lugar de esperar al jueves– y reiniciar el extraordinario una vez que concluya la alerta sanitaria.

“Desde el punto de vista sanitario puede ser que haya razón, pero en las epidemias y en las guerras los poderes públicos no pueden entrar en receso”, advirtió el perredista Pablo Gómez.

La mayoría de los senadores usó cubrebocas durante la sesión, en la cual recibieron a una delegación de congresistas de Australia. Cuando rindió protesta como nueva tesorera de la Federación, Irene Espinosa Cantellano, hubo alboroto, ya que algunos panistas la felicitaron con efusividad. “Besos no, besos no”, corearon legisladores del PRI.

Las medidas sanitarias se prolongarán hasta el jueves y se limitarán los viajes al extranjero. Además, se posponen las reuniones interparlamentarias programadas para mayo, como en el caso del encuentro México-Canadá, según reveló el presidente del Senado, Gustavo Madero.

Los coordinadores del PRI y del PRD, Manlio Fabio Beltrones y Carlos Navarrete, respectivamente, declararon que no es hora de discutir si las medidas que puso en marcha el gobierno federal son equivocadas o tardías, pues hay que apoyarlas hasta salir de la emergencia.

De todas formas, junto con Madero, se reunirán este miércoles por la noche con el secretario de Salud, José Angel Córdova.

La Jornada