17 de abril de 2009

Bienvenida la propuesta de Cuba: Hillary Clinton

La secretaria de Estado estadunidense, Hillary Clinton, dijo este viernes que Washington daba la bienvenida a la "propuesta" del presidente cubano, Raúl Castro, horas después de que él dijo que su país estaba abierto a dialogar con Estados Unidos acerca de "todo".

"Hemos visto los comentarios de Raúl Castro y le damos la bienvenida a sus propuestas", dijo Clinton a periodistas en República Dominicana.

La víspera, el presidente cubano, Raúl Castro, en una señal de distensión en la postura del Gobierno comunista de la isla hacia su antiguo adversario, declaró que en Cuba "estamos abiertos cuando ellos quieran (EU) a discutirlo todo, derechos humanos, libertad de prensa, presos políticos, todo lo que quieran discutir".

"Pero debe ser en igualdad de condiciones, sin la más mínima sombra sobre nuestra soberanía y sin la más mínima violación al derecho a la autodeterminación del pueblo cubano", agregó en un vehemente discurso ante colegas de izquierda que conforman el bloque Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe (ALBA).

El encuentro que se extendió hasta el viernes en la ciudad oriental venezolana de Cumaná coincidió con el aniversario de una fallida invasión a Cuba liderada por Estados Unidos en 1961.
Ante las declaraciones de Raúl Castro, Clinton declaró a periodistas el viernes durante una visita a la capital de República Dominicana que las estaban evaluando "muy seriamente".

"Hemos visto los comentarios de Raúl Castro y le damos la bienvenida a sus propuestas", dijo.
Mientras que en Washington, el portavoz del Departamento de Estado estadunidense Robert Wood también dio la bienvenida a los más recientes comentarios de Castro, pero reiteró que Cuba debe liberar a prisioneros políticos, entre otras acciones.

El funcionario evitó referirse al cumplimiento de condiciones para que comiencen las charlas, pero dejó claro que Washington espera que La Habana tome acciones.

"Si efectivamente esos reportes son ciertos, creo que es un paso positivo. Pero nuevamente, como dijo la secretaria (de Estado), instamos a Cuba a liberar a prisioneros políticos, a permitir el libre flujo de información y la libertad de reunión", dijo Wood el viernes.

"Si el Gobierno cubano está interesado en tener un diálogo sustantivo, serio con Estados Unidos, debe tratar no sólo las preocupaciones de Estados Unidos y otros países, sino del pueblo cubano", agregó.

Organizaciones de derechos humanos han dicho que Cuba tiene unos 200 presos políticos, considerados por La Habana como mercenarios al servicio de Estados Unidos.

El país caribeño también impone límites a la libertad de expresión, los viajes que pueden realizar sus ciudadanos al extranjero y no celebra elecciones multipartidistas.

Raúl Castro ha dado pasos para abrir la economía de Cuba desde que reemplazó en el 2008 a su hermano Fidel en la presidencia de Cuba, luego de casi cinco décadas.

Sus comentarios se produjeron luego de la decisión adoptada esta semana por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de levantar las restricciones a los viajes de familias cubano-estadounidenses a la isla y de permitir que firmas de su país compitan por licencias de telecomunicaciones en Cuba.

"Esperamos del Gobierno cubano reciprocidad a esos pasos que el presidente Obama acaba de anunciar", sostuvo Wood.

Obama dijo el jueves que hay un serie de pasos que Cuba podría tomar para dar una nueva forma a las relaciones entre ambos países, que han estado virtualmente congeladas desde la Guerra Fría.

"Mi guía en la política entre Estados Unidos y Cuba será cómo podemos instar a Cuba a respetar los derechos de su gente, la libertad de expresión política, la participación política, la libertad religiosa, la libertad de prensa, la libertad de viaje", dijo Obama en una conferencia de prensa en México.

Estados Unidos aún mantiene un bloqueo económico contra Cuba e impide que la mayoría de sus ciudadanos visite la isla, ubicada a 144 kilómetros de la costa del estado de la Florida.
Cuba acusa a Washington de una conducta imperialista y frecuentemente señala que el historial estadounidense de derechos humanos está lejos de ser perfecto.

En abril de 1961, Estados Unidos organizó una invasión con exiliados cubanos que atacaron Bahía de Cochinos en un intento por derrocar a Fidel Castro, pero finalmente fue derrotada por las fuerzas cubanas.

Líderes cubanos han hablado positivamente respecto a Obama y han expresado una apertura al diálogo, pero rechazan la idea de requisitos impuestos por Estados Unidos en lo que consideran asuntos internos.

Reuters, La Jornada On Line