14 de abril de 2009

Comparece Miguel Ángel ante diputados

El ex director de la Lotería Nacional, Miguel Ángel Jiménez, se declaró inocente hoy martes al comparecer ante la comisión encargada de vigilar el correcto uso de los recursos públicos en el proceso electoral de 2009 y anunció que se desprende de sus derechos partidistas en Nueva Alianza.

Jiménez aseguró que no intentó sobornar al Diario de Yucatán para favorecer a los candidatos panistas en Campeche, según reportes radiofónicos.

“Desconozco la razón por la cual se lanzó este ataque en mi contra. Confío en que las autoridades competentes encontrarán la verdad detrás de las motivaciones de dos agentes comerciales del grupo Megamedia y de los actores políticos que detonaron este linchamiento", aseveró.
"Todo lo anterior se desprende de las aseveraciones falsas que afirman haber tenido una contratación millonaria directa y discrecional con un alcance más allá de lo comercial”, sostuvo.
Aseveró que "es falso que la institución haya ofrecido un contrato de publicidad para los productos Melate, Tris y Progol, toda vez que éstos son productos comerciales de la empresa pública Pronósticos Deportivos, entidad completamente distinta a Lotería Nacional".

Indicó que el contrato de publicidad con el Diario de Yucatán fue suspendido en 2008, por lo que viajó a Campeche para entrevistarse con los representantes comerciales del grupo Megamedia con el fin de recuperar la publicidad, dado que en Campeche se vende mucho juego de azar de la Lotería.

Admitió haberse reunido, junto con un funcionario de la Lotenal, con representantes del Diario de Yucatán en una oficina que le facilitó Carlos Mouriño, hermano del fallecido secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño.

En las más de tres horas de reunión, Jiménez admitió que la Lotería Nacional (Lotenal) es un “monstruo” en el que persiste la discrecionalidad en el manejo de los recursos debido a que no se ha modernizado.

Apuntó “clientelismos del grupo de billeteros a nivel nacional, que por cierto tienen derivado de un decreto de 1976 un contrato de prestación de servicios médicos privados que hoy se brinda a través del Grupo Ángeles del Pedregal, Ángeles Mocel, Ángeles Interlomas”.

Añadió que este seguro le cuesta a la institución “cerca de 200 millones de pesos entre atención médica y medicamentos a los que tienen derecho los billeteros”.

"Éste es el monstruo a través del cual se genera esta enorme mala fama de los años por la enorme discrecionalidad y porque no se había hecho una modernización de su estructura”, afirmó.

Afirmó que ya existe una investigación ministerial en el asunto y que esperará a la conclusión de ésta. Durante la comparecencia, invocó en varias ocasiones su deseo de limpiar su nombre y el de su familia.

Anunció también que se desprende de sus derechos partidistas en el afán de no tener privilegio alguno y de no utilizar recursos públicos para su defensa.

En la reunión, panistas, priístas y perredistas coincidieron en que en este caso alguien tiene que parar en la cárcel, ya sean los acusados o los denunciantes, si mintieron.

El diputado Jorge Nordhausen, del PAN, señaló que interesa de manera particular se llegue a la verdad para que no se repitan las sospechas de que no hubo triunfos por las buenas.
“Es tan grave esta acusación, que alguien debe ir a la cárcel”, dijo.