16 de marzo de 2009

Reunión Obama-Lula


El Presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva se convirtió en el primer mandatario de América Latina en reunirse con Barack Obama en la Casa Blanca el día sabado.


Lula da Silva se presentó ante Barack Obama como portavoz de América Latina y le pidió al mandatario norteamericano un acercamiento hacia Cuba, Venezuela y Bolivia.


Es preciso que Estados Unidos comprenda que América Latina vive una experiencia de crecimiento económico, una experiencia muy rica de ejercicio de la democracia, dijo el mandatario brasileño, cuyos portavoces en Brasilia anticiparon desde el jueves que Lula hablaría ante Obama como portavoz de América Latina.


Pocos minutos antes, en rueda de prensa que ofreció junto a su anfitrión en la Casa Blanca, el brasileño afirmó que Obama tiene una oportunidad histórica de mejorar las relaciones con América Latina. El estadunidense no aludió directamente a las declaraciones de Lula, pero en otro momento dijo admirar el liderazgo progresista de Brasil en la región.


Lula, que habló poco más de una hora con Obama, recordó que faltan pocos días para la Cumbre de las Américas –del 17 al 19 de abril– y que en ella vamos a encontrarnos todos nosotros, van a estar todos los presidentes.


El mandatario no hizo referencia alguna a la petición del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de invitar a la reunión a su homólogo cubano, Raúl Castro. El venezolano dijo que ha conversado sobre este asunto con el mandatario boliviano Evo Morales, quien presenta la misma postura.


Lula reveló que conversa mucho con Chávez y por eso sabe que tiene expectativas de que con el presidente Obama puede mejorar la relación, y el presidente Obama tiene voluntad, lo mismo con Evo Morales de Bolivia.


Venezuela y Bolivia, que mantienen en estado crítico sus relaciones con Estados Unidos tras expulsar a los embajadores estadunidenses de sus países en septiembre de 2008, han saludado la iniciativa de Lula de plantear la reorientación de las relaciones de Washington con la región.
Lula dijo que no trató con Obama el caso específico de Cuba, contra el que mantiene un embargo comercial de casi medio siglo.


El gobierno de Obama, quien ha ocupado sus primeras semanas en enfrentar la grave crisis económica, pareció esta semana voltear un poco su mirada hacia el sur de su frontera al anunciar viajes de altos funcionarios hacia América Latina, en preparación de la próxima Cumbre de las Américas.


El vicepresidente Joseph Biden viajará del 27 al 30 de marzo a Chile y Costa Rica, donde coincidirá con varios mandatarios de la región, mientras que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, estará en México el 25 y el 26 de marzo.


Información de La Jornada