22 de marzo de 2009

Listos los candidatos a San Lázaro del PT y Convergencia

Por unanimidad, los integrantes de la sexta convención nacional de Convergencia ratificaron la lista –consensuada con el Partido del Trabajo (PT)– de 500 candidatos plurinominales y de mayoría relativa a la Cámara de Diputados.

Reunidos en el salón Olmeca del World Trade Center, la mayoría de los 386 consejeros de Convergencia dieron cuenta de la rectificación a que se vio obligado el Comité Ejecutivo Nacional, en voz de su líder Dante Delgado, de modificar el acuerdo con los petistas porque habría imperado, en algunos casos, el favoritismo y la opacidad.

Con dos horas de retraso se inició la convención, por la ausencia de Dante Delgado y Alejandro Chanona –quienes a la hora de la cita se encontraban en otra reunión–, la cual se preveía sería de trámite, porque la lista de 500 candidatos de los dos partidos, aglutinados en la coalición Salvemos a México, se hallaba negociada y planchada entre ambas fuerzas políticas.
En el discurso de apertura, Luis Maldonado, dirigente nacional en turno, prometió a sus correligionarios dar identidad a Convergencia e impulsar su democratización con objeto de ganar alrededor de 7 por ciento de la votación general en julio.

En medio de su alocución, Maldonado hizo una pausa para dar la bienvenida a Delgado y Chanona, que llegaban de un encuentro con los representantes de los comités del movimiento nacional por la economía popular, que encabeza Andrés Manuel López Obrador, y prosiguió para dar entrada al trámite de lectura de los nombres de 300 candidatos de mayoría relativa.
En ese momento, la diputada Patricia Castillo, conocida en San Lázaro por su cercanía con las
posiciones del PRI, solicitó el uso de la palabra con el fin de que el Comité Nacional de Elecciones diera conocer a la par del nombre del candidato, su origen y tendencia partidista, y de esa forma dilucidar a qué fracción parlamentaria –en caso de ganar la elección en su distrito– se sumaría, Convergencia o PT.

Dante Delgado le respondió con ironía que el convenio con el PT no contemplaba dar a conocer el origen del candidato ni su filiación, sino que eso se informaría por conducto del Instituto Federal Electoral. Y, con enojo, remitió a Castillo y su puntillismo exagerado a la página web de su partido, porque ahí se encuentra publicado el documento signado entre las dos fuerzas.
Una vez que se dio a conocer la nómina de candidatos, la representación de Tamaulipas se quejó de que el método de selección había fallado, y no se eligió a los candidatos idóneos a la 61 Legislatura federal.

Los tamaulipecos propusieron que en aquellos distritos donde imperara el descontento, se aplicara el procedimiento de encuestas, y de esa forma se eligiera al mejor aspirante.
Otra vez fue Dante Delgado quien aportó la solución, al proponer, lo cual fue aprobado finalmente, que se modificara el convenio, en acuerdo con el PT, para que en los distritos donde se genere polémica por la selección de determinado candidato se repita el procedimiento mediante el esquema de encuestas.

Así, entre los candidatos que buscarán un sitio en San Lázaro se encuentran Bertha Luján, Leonardo Figueiras, Saúl García, Jesús Armando López Campa, Magdalena Núñez Monreal, José Barajas, Pedro Jiménez León, María García, Jorge Saldaña, Roselia Barajas, Jaime Álvarez Cisneros, José Agustín Ortiz Pinchetti, Laura Arizmedi, Vania Ávila, Alejandro Gertz Manero, Martha Pérez Bejarano, Teresa Ochoa, Pedro Centeno y Miguel Correa.

La Jornada