29 de marzo de 2009

110 inmuebles apagan sus luces en el DF.

En punto de las 20:30 horas de este sábado la ciudad de México se sumó a la Hora del Planeta y apagó las luces de al menos 110 edificios e inmuebles en el centro de la capital.

Al bajar el switch simbólicamente, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubon, señaló que con esta acción la capital del país se suma al esfuerzo mundial por frenar el cambio climático, advirtió que en la capital ya se empiezan a sentir los primeros efectos.

Acompañado del director general del Fondo Mundial para la Naturaleza, Omar Vidal, Ebrard Casaubon indicó que los primeros efectos del fenómeno se sienten con la variación en las estaciones, patrones de lluvia diferentes y por la escasez del agua.

Al dar su discurso en el Zócalo capitalino donde constantó el ahorro de energía eléctrica de los principales edificios del primer cuadro del Centro Histórico, señaló que es importante la participación del gobierno y de la población en esta iniciativa civil mundial.

Ante decenas de personas reunidas en la plancha del Zócalo para presenciar el acto, el mandatario local señaló que es importante hacer conciencia y cambiar muchas cosas, principalmente en aquellos países que consumen mucha energía y que generan que el cambio climático se acelere.

Invitó a los habitantes de la ciudad y del país a participar y darse cuenta de que no es difícil participar para ayudar a controlar el cambio climático que afectará a todos los de hoy y de futuras generaciones.

Ebrard Casaubon urgió a actuar ya y a apagar las luces toda vez que es un asunto de vida o muerte; es importante ponerse a trabajar en el mundo para frenar el cambio climático, "y la ciudad de México se compromete a estar en esta batalla", dijo.

Por su parte, Omar Vidal señaló que en la Hora del Planeta también participan Puebla, Guadalajara y San Luis Potosi, así como cuatro mil ciudades más del mundo que buscan detener el cambio climático.

Acompañado por la secretaria del Medio Ambiente del gobierno capitalino, Martha Delgado, destacó la importancia de que los líderes mundiales adopten políticas que mitiguen el calentamiento global y reflexionen sobre el futuro del planeta.

Tras el apagado de los edificios del primer cuadro de la ciudad se realizó en la plaza de la Constitución una danza por parte del grupo Noc-Nui, después del cual tocaría el mariachi juvenil de Tecalitlán.

Los primeros edificios en apagarse fueron aquellos pertenecientes al Gobierno del Distrito Federal, la Asamblea Legislativa y Suprema Corte de Justicia, y segundos después el Palacio Nacional y la Catedral metropolitana. El alumbrado público permaneció encendido.

Notimex