10 de agosto de 2009

Sin acuerdos en temas medulares en cumbre trinacional

El embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán, señaló aquí que entre noviembre y marzo próximos se podría abrir un espacio para iniciar la discusión sobre la reforma migratoria en el vecino país, pero hoy por hoy dicha iniciativa no está lista para ser presentada al Congreso estadunidense, subrayó.

Agregó que este tema se abordó durante la reunión bilateral que sostuvieron por la tarde los presidentes Felipe Calderón y Barack Obama, previo a la reunión tripartita de mandatarios de América del Norte. En el encuentro, informó el diplomático, no se tocó el punto referido al golpe de Estado en Honduras, pues la intención es que se analice en el diálogo trilateral. De hecho, el diplomático puntualizó que la irrupción militar en el país centroamericano será un tema prominente entre los tres mandatarios de la región.

En conferencia de prensa, el embajador dio a conocer algunos de los asuntos que se abordaron en la tercera reunión que sostuvieron los presidentes de México y Estados Unidos en lo que va del año. Entre ellos se encuentra la retención de 15 por ciento de los recursos de la Iniciativa Mérida, debido a presuntos abusos del Ejército Mexicano contra la población civil, en el contexto de la lucha contra el narcotráfico.

Sarukhán puntualizó al respecto que sólo un senador del vecino país ha manifestado preocupación por el tema, y que al revisar la cooperación antinarcóticos, los dos mandatarios comentaron la importancia de garantizar plenamente los derechos humanos en la medida en que se combate el crimen organizado.

De igual manera se resaltó la importancia de que ambos países busquen maneras eficaces y transparentes de comunicar esto de manera fehaciente al Congreso estadunidense, para que ese tipo de preocupaciones o cuestionamientos queden resueltos.

En lo tocante a migración, el diplomático recordó los señalamientos del presidente Obama en torno a que hay un calendario legislativo complicado en el Congreso del vecino país, en donde actualmente se revisa la reforma en materia de salud. La segunda prioridad de la Casa Blanca es la reforma energética y la tercera es la migratoria. Añadió que entre noviembre y marzo puede haber una oportunidad para revisar el último tema.

Otro punto que abordaron los mandatarios a lo largo de 30 minutos fue el impacto de la recesión económica y las medidas que se pueden ir tomando en espera de algunas señales de repunte para fin de año.

Arturo Sarukhán añadió que en el dialogo bilateral Calderón resaltó la importancia de solucionar el diferendo que existe entre ambos países en relación con el autotransporte, ante lo cual el Barack Obama compartió con su homólogo mexicano la hoja de ruta que tiene prevista para lograr en algún momento la resolución definitiva del asunto, en el contexto de una agenda legislativa muy cargada en Estados Unidos.

De igual manera, el embajador mexicano en Washington informó que se analizó la cooperación antinarcóticos y cuáles son los siguientes pasos en esta colaboración para derrotar al crimen organizado que opera a ambos lados de la frontera, y potenciar los mecanismos que se han venido instrumentando al respecto.

En uno de los salones del Hospicio Cabañas, los presidentes de México y Estados Unidos también evaluaron el eventual repunte de influenza tipo A/H1N1, que se prevé para el otoño y el invierno; las medidas que podrían seguir aplicándose y la manera de mejorar la cooperación, que permitió contener el virus en primavera.

La Jornada