10 de agosto de 2009

Concluye cumbre de Líderes de América del Norte


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció el respeto del gobierno mexicano a los derechos humanos, y ratificó su apoyo a la lucha emprendida por el presidente Felipe Calderón contra los cárteles de las drogas.

"En esta batalla contra los cárteles tengo la confianza de que la administración del presidente Calderón aplica las técnicas necesarias pero en el respeto de los derechos humanos", dijo Obama al subrayar que en su encuentro bilateral el presidente mexicano se comprometió a una "mayor transparencia" en la vigilancia de las garantías individuales.

Asimismo, en conferencia conjunta con los líderes Felipe Calderón (México) y Stephen Harper (Canadá) al concluir la cumbre de América del Norte en Guadalajara, se comprometió a reforzar el combate al consumo de drogas en Estados Unidos, a frenar el tráfico de armas hacia México y a trabajar por la prosperidad conjunta, para revertir las afectaciones ocasionadas por la crisis económica.

Por otra parte, el mandatario estadunidense expresó su apoyo al presidente depuesto, Manuel Zelaya y exhortó a "restaurar el orden constitucional" en dicha nación.

Obama dijo que el depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, debe "regresar" al gobierno del país centroamericano tras el golpe de Estado de junio pasado.

"Creemos que el presidente Zelaya fue retirado ilegalmente de su puesto, que hubo un golpe de Estado y que debe regresar" a Honduras a ejercer su mandato, dijo.

Interrogado sobre las afirmaciones de que Estados Unidos no ha hecho todo lo que puede en el caso de Honduras, Obama afirmó que esas declaraciones provienen de "los mismos críticos que dicen que siempre estamos interviniendo y que los yanquis deben salir de América Latina".
"Si estos críticos piensan que deberíamos repentinamente actuar de una manera que en cualquier otro contexto les pareció mal, eso indica que quizá hay cierta hipocresía en su enfoque de las relaciones entre Estados Unidos y América Latina y que ciertamente no va a guiar mi política", subrayó Obama.

"México y Canadá están apoyando el plan Arias y queremos que Estados Unidos se involucre más con todos sus valores y todo su apoyo para enfrentar estos retos que tenemos", dijo a su vez Harper, en referencia a la mediación que lleva a cabo el presidente de Costa Rica, Oscar Arias.
Calderón a su vez propuso la creación "del grupo de países amigos de Honduras, que colabore con Oscar Arias y la Organización de Estados Americanos (OEA)".

En distintas ocasiones, el despuesto presidente Manuel Zelaya ha dicho que Estados Unidos debe poner en práctica acciones más contundentes para apoyar su gobierno, que sufrió un golpe de Estado el pasado 28 de junio, que lo ha mantenido en el exilio desde entonces.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sostuvo hoy en México que es necesario reformar el sistema migratorio de su nación para que se terminen tensiones internas y externas.
Obama, en conferencia de prensa tras la quinta Cumbre de Líderes de América del Norte en la occidental ciudad de Guadalajara, indicó que el sistema actual migratorio sólo propicia una explotación mayor de los trabajadores indocumentados que llegan al país porque en muchas ocasiones se les abona sus labores con salarios menores al mínimo.

El presidente estadunidense prometió tener un proyecto de ley sobre el tema para finales de 2009, aunque advirtió que una nueva ley sobre migración encontrará fuertes resistencias de parte de algunos demagogos.

Al referirse al tema dijo también que sobre su "bandeja" hay muchos asuntos y que debe darle trámite en forma ordenada.

Entre los asuntos urgentes, tanto como la migración, se encuentran el sistema de salud, energías limpias, y una reforma financiera, según dijo Obama.

Sobre el sistema de salud, el presidente estadunidense afirmó que debe ser reformado porque "no funciona" pese a que se realiza el mayor gasto por persona del mundo.

Obama agregó que la urgencia de una reforma financiera tiene como objetivo evitar que por falta de regulación ese sector detone una nueva crisis económica.
El presidente Felipe Calderón aseguró aquí que la lucha que libra el gobierno de México contra el narcotráfico y el crimen organizado se lleva a cabo con absoluto respeto a los derechos humanos.
Aclaró que quienes afirmen lo contrario tienen la obligación de señalar un solo caso en el que las autoridades hayan violado las garantías, tanto de las víctimas como de los delincuentes, y que no se haya hecho nada al respecto.

De igual modo, llamó a mantener el diálogo, la confianza y la cooperación entre México, Estados Unidos y Canadá como corresponde a países que comparten valores; asimismo, anunció la construcción de un nuevo puente fronterizo con Estados Unidos, que será inaugurado en el "próximo otoño".

Además, reiteró el respeto a los derechos humanos en la lucha que libra el gobierno de México contra el narcotráfico.

En conferencia conjunta con el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, Calderón reiteró que la democracia, la libertad y la justicia con respeto a los derechos humanos son vitales para que Norteamérica sea reconocida como una región unida y fundamentada en la cooperación.

El presidente Calderón anunció que los gobiernos mexicano y estadunidense acordaron lanzar una serie de iniciativas para modernizar la frontera entre los países.

"A México le congratula que en el próximo otoño inauguraremos el primer puente internacional, que se construye después de varios años, entre Estados Unidos y México", afirmó Calderón.
Asimismo, anunció que se buscará la estandarización de regulaciones y certificaciones de productos de los tres países para mejorar la competitividad de la región.

En cuanto a lucha por el Estado de derecho y la seguridad de los mexicanos, enfatizó que se requiere que sea interrumpido el flujo de armas y dinero desde territorio estadunidense, ya que fortalece a “organizaciones delicuenciales”.

Además, señaló los tres países han reiterado su decisión de combatir el crimen organizado transnacional a fin de brindar mayor seguridad a los pueblos.

"Tenemos como una condición inquebrantable la protección de los derechos humanos de todos, tanto de las víctimas como de los victimarios (...). En todos los casos ha habido un escrupuloso esfuerzo por proteger los derechos humanos", añadió el mandatario mexicano.

En el actual contexto de la crisis económica internacional, dijo que los tres países que forman parte de Norteamérica “debemos tomar el liderazgo y tomar las medidas necesarias para recuperar el crecimiento obtenido”.

Indicó que para hacer frente a la situación han sido claves las medidas contracíclicas en las tres naciones y que coordinadas ayudan a estabilizar las economías para que sean un medio que brinde confianza y certidumbre sobre el futuro de la economía global.

Asimismo, señaló que es necesario fortalecer a las instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, las cuales juegan un papel fundamental para garantizar el flujo de financiamiento.
El primer ministro de Canadá, Stephen Harper, señaló que no habrá cambios legislativos en cuanto a la imposición de su gobierno al requisito de visa a los viajeros mexicanos.

En rueda de prensa tras la reunión trilateral de la Cumbre de Líderes de América del Norte en el Instituto Cultural Cabañas, Harper destacó que hasta ahora este requisito es el único recurso con el que cuenta su país para controlar la migración ilegal a esa nación.

"Es importante entender que la imposición de las visas se debe al aumento radical que hemos visto en los últimos años de falsos refugiados que van a Canadá desde México, pero hay que aclarar que esto no tiene que ver con las acciones del gobierno mexicano", dijo.

El premier canadiense reconoció que "el problema subyacente" respecto al tema de los refugiados es la legislación canadiense que facilita a las personas solicitar refugio político, aunque sus condiciones sean falsas.

No obstante, detalló que mientras no haya un bando legislativo en esa materia, la visa es el único recurso actual con que cuenta su país, aunque resulte "poco justo" para aquellos que verdaderamente necesitan protección.

"Seguiremos trabajando con las autoridades mexicanas para tratar de limitar este problema, pero en ausencia de un cambio legislativo es muy difícil que nuestros gobiernos controlen esto más que imponiendo una visa", afirmó.

El mandatario canadiense reiteró que durante la cumbre abordó con detalle este tema con el presidente Felipe Calderón Hinojosa, a quien le expuso los argumentos de Canadá para imponer el mencionado requisito.
La Jornada/Notimex/AFP/DPA