12 de agosto de 2009

Alejandro Encinas coordinará la bancada del PRD en San Lázaro


Por unanimidad, los diputados electos del Partido de la Revolución Democrática (PRD) eligieron anoche como su coordinador parlamentario a Alejandro Encinas Rodríguez, luego de construir un acuerdo que pasa por la distribución “equitativa” de los otros cargos de dirección en San Lázaro, de las presidencias de comisiones y del control del área administrativa, es decir, la que maneja el presupuesto asignado a la bancada.

También la definición se dio a partir de la expectativa de la corriente mayoritaria en el PRD, Nueva Izquierda, para que los otros grupos respalden sus propuestas de reforma en el congreso de carácter “refundacional”, convocado para diciembre.

Guadalupe Acosta, quien renunció a dirigir la bancada del sol azteca para dar paso al acuerdo, dijo: “Voy a votar en favor de Alejandro Encinas, consciente de contribuir a la necesaria unidad y espero que este gesto ayude a que otros den también ese paso en el próximo congreso para reconstruir al PRD”.

La decisión se tomó luego de un largo día de negociaciones y de un encuentro vespertino entre el presidente del partido, Jesús Ortega, Jesús Zambrano, Guadalupe Acosta y Héctor Bautista, de la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN), que al introducir al michoacano Uriel López como un tercer candidato a la coordinación del grupo, obtuvo el compromiso sobre el manejo del área administrativa de la bancada. En esa reunión, se evaluó que si bien Nueva Izquierda contaba con 30 votos y ADN con 11, no les serviría imponer a un coordinador, pues ello sólo ahondaría las diferencias. Por lo tanto, se acordó el reparto de las otras posiciones que correspondan a la bancada con un principio de “proporcionalidad” y se convino redactar una tabla, de acuerdo con el número de diputados de cada corriente para pactar qué posiciones se les otorgarían a partir de ese cálculo.

Por la noche, al presentar la propuesta en favor de Encinas, Jesús Ortega planteó que se trataba de no dividir a la bancada, pero acotó que los compromisos y las decisiones que asuma el grupo parlamentario serán en acuerdo con el Comité Ejecutivo Nacional.

Al mediodía, y respecto de la impugnación que se le hacía a Encinas desde Nueva Izquierda por su cercanía con Andrés Manuel López Obrador, y acerca del riesgo de que éste influyera en las decisiones del grupo, el diputado electo Jesús Zambrano aseguró que si los acuerdos del grupo se hacían en conjunto con la dirigencia nacional, el ex jefe de gobierno capitalino “puede tener las simpatías con el personaje que quiera”.

Asimismo, Zambrano rechazó que una coordinación en manos de Los chuchos implicara votaciones en favor de las iniciativas del gobierno federal. “No hay una sola prueba de que hayamos entregado principios ni de calderonfilia. Nos pueden poner las etiquetas que quieran, para cada quien es tan Bejarano como quiera ser”.

Por su parte, una vez elegido como coordinador, Alejandro Encinas planteó que el grupo parlamentario del PRD no sólo permitirá pugnar por una agenda económica, social y de seguridad pública en favor de los ciudadanos, sino también un espacio para el proceso de renovación de la izquierda y la reconstrucción del partido. No obstante, acotó que ello dependerá de “recuperar los principios y valores que nos dieron origen y la vocación unitaria de la izquierda”.

También aseguró que más allá del revés electoral del 5 de julio pasado, cuando el PRD retrocedió hasta sólo contar con 71 diputados, el proyecto de izquierda es viable, pero exige unidad y apertura, así como recuperar la iniciativa política, de actuar sin miedo para construir alianzas.

“La Cámara de Diputados debe ser una plataforma más para restablecer las relaciones con los electores desde el grupo parlamentario y será un proyecto de izquierda independiente de los poderes fácticos”.


La Jornada