9 de agosto de 2009

Ejecutan a la abogada Raquenel Villanueva en Monterrey

La abogada regiomontana Silvia Raquenel Villanueva Fraustro fue asesinada a balazos este mediodía en el interior de un centro comercial de esta ciudad, reportaron fuentes policiacas.

De acuerdo con datos preliminares, la litigante, que se destacó por ser testigo protegido durante el caso que llevó a la captura del narcotraficante Juan García Abrego, caminaba por pasillos de la llamada "Pulga Río" cuando fue agredida.

De acuerdo con testigos, al menos tres sujetos con armas AR-15 dispararon sobre Villanueva Fraustro y huyeron.

Agentes de las policías Ministerial y Federal, así como elementos del grupo SWAT llegaron al lugar del crimen y acordonaron el área, para iniciar las investigaciones.

De origen humilde y estimada por su apoyo legal a sus vecinos de la colonia Central, la fama de Villanueva aumentó al ser considerada como testigo protegido durante el caso que llevó a la captura, en 1996, del capo Juan García Abrego, líder del Cártel del Golfo.

En 1994 también asumió la defensa de Carlos Reséndez Bortoloussi, cerebro financiero de esa misma organización delictiva.

Entre los atentados contra Villanueva Fraustro, hubo uno con explosivos en su despacho de la colonia Central en esta ciudad, en mayo de 1998 del que salió ilesa, posteriormente, ahí mismo fue herida a balazos.

En marzo de 2000 en el hotel Imperial de la Ciudad de México fue atacada nuevamente con armas de fuego y resultó herida, cuando era acompañada por el ex funcionario de la PGR, Cuauhtémoc Herrera Suástegui, presunto protector del Cártel del Golfo.

Posteriormente, afuera de los juzgados federales con sede en esta ciudad, también fue atacada a balazos, pero resultó ilesa en esa ocasión.

En 2006 autoridades federales arraigaron a la litigante, al implicarla en la desaparición de un agente del Ministerio Público federal en Guerrero, pero fue puesta en libertad por falta de pruebas.

Otro de los controversiales casos asumidos por Villanueva Fraustro fue la defensa del infanticida Diego Santoy Riveroll, quien dio muerte a dos menores, hermanos de su entonces novia en la colonia Cumbres de esta ciudad, en marzo de 2006.

Ese mismo año, en mayo, Julio Vargas, ex socio de la abogada fue asesinado a balazos.

En los años recientes, su presencia mediática o pública la mantuvo muy en reserva, salvo sus asistencias a misa los domingos en la iglesia San Joaquín, de su barrio en esta ciudad.

El lunes anterior, la extinta abogada había asistido a la toma de protesta de Jorge Luis Mancillas Ramírez como nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León.

Este domingo no logró salvarse de un nuevo ataque y murió por los impactos de grueso calibre que le dispararon desconocidos en la llamada "Pulga Río", concurrido centro comercial, ante el estupor de clientes y comerciantes.

Notimex