7 de mayo de 2009

Carstens finalmente confirma la recesión en México

México "ya está en recesión", declaró este jueves el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, quien estimó que el PIB se contraerá 4.1 por ciento en 2009, incluido un 0.3 por el impacto de la epidemia de gripe porcina.

De acuerdo con análisis de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el primer trimestre del 2009 la economía mexicana se habría contraído 7 por ciento, pero la cifra oficial se dará a conocer el 10 de mayo.

Según la teoría económica, un país entra en recesión al acumular seis meses de decrecimiento, y en el cuarto trimestre de 2008, México tuvo una contracción de 1.6 por ciento.

Para el presente año, la baja del Producto Interno Bruto (PIB) "será de 4.1 por ciento; ya contemplado el impacto del 0.2 a 0.3 de la epidemia de gripe" porcina, señaló Carstens ante corresponsales extranjeros.

El secretario de Hacienda confirmó así el pronóstico de caída del PIB para 2009 previsto por el Banco de México de 3 por ciento, y que no toma en cuenta el impacto de la epidemia de gripe porcina.

"Es un hecho que estamos en un período recesivo", comentó Carstens al confirmar la expectativa de que el PIB mexicano vuelva a caer en el primer trimestre del año, si bien dijo confiar en que la economía se empezará a recuperar la segunda parte del año.

Días atrás, el funcionario anunció que la epidemia causaría pérdidas en la economía por 30 mil millones de pesos (unos 2 mil 300 millones de dólares), equivalente a una baja de 0.3 por ciento del PIB.

Carstens calculó que para el año próximo la epidemia "tendrá si acaso un efecto muy marginal" en la economía y añadió que la dinámica del año próximo "depende fundamentalmente del ambiente internacional", al referirse a la crisis global.

"Ante experiencias tipo pandemia, cuando se controla de manera expedita, como está siendo el caso de México (...) la demanda agregada se recupera en un período relativamente corto", aseguró el ministro.

Respecto de los incentivos para los sectores más afectados por la epidemia, principalmente el del turismo, Carstens explicó que se invertirán 200 millones de pesos (15 millones de dólares) en una campaña internacional con el objetivo de enviar el mensaje de que México es un país seguro para visitar.

Las autoridades habían suspendido por alrededor de una semana prácticamente todas las actividades recreativas y económicas, en particular en la capital, a raíz de la epidemia que deja hasta el momento 44 muertos.

Reuters