13 de noviembre de 2008

TEPJF: Jesus Ortega a la Presidencia del PRD


El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación decretó de manera unanime revocar la nulidad de la elección interna del Partido de la Revolución Democrática y tras un analisis y recuento de los comicios otorgó el triunfo a Jesús Ortega de la corriente Nueva Izquierda. El reacomodó de votos estableció que Ortega recibió 440 mil 890 votos y Alejandro Encinas 404 mil 940 votos.

La resolución se centró en el aspecto cuantitativo y no cualitativo de la elección. La resolución se fundó en el hecho de que en un primer cómputo realizado por las instancias internas, antes de decretar la nulidad de los comicios, la ventaja de Ortega era de 16 mil 214 votos y una vez realizadas las anulaciones y rectificaciones correspondientes por el TEPJF, esta ventaja se había ampliado a 35 mil 951.

Jesús Ortega afirmó que asumirá la Presidencia Nacional del PRD tal como fue la decisión del TEPJF y negó rotundamente que el fallo a su favor sea el pago por los votos del PRD a favor de la Reforma Energética aprobada recientemente en el Congreso de la Unión.

Ortega convocó a Alejandro Encinas a ocupar el puesto de Secretario General en el Partido ya que fue él quien obtuvó el segundo lugar en la elección.

Asimismo se dijo dispuesto al dialogo con los lideres del PRI y del PAN para sacar adelante las reformas que el país necesita. Sostuvó en que buscará un acercamiento con López Obrador y el resto de los partidos que junto con el PRD conforman el Frente Amplio Progresista.



En su contraparte, Alejandro Encinas calificó de indamisible la decisión del TEPJF de cancelar la nulidad de las elecciones internas y otorgarle el triunfo a Ortega, ya que es una clara intromisión del Estado en la vida del PRD.

Al preguntarsele sobre su futuro en el partido, dijo que cualquier decisión que asuma “no será sólo personal” y adelantó que en los próximos días haría un pronunciamiento importante. Y de manera insistente se pronunció por construir una verdadera opción de izquierda en el país que se consolide como una alternativa frente a la derecha y reivindique el programa de transformaciones que necesita México, esto sin precisar si lo haría desde el PRD o fuera de este partido.

En el texto de seis puntos al que dio lectura Encinas Rodríguez se enfatiza que esta “clara intromisión del Estado” en la vida interna del PRD, afecta su autonomía e independencia y sienta un grave precedente en la vida política del país.

“Se trata de una decisión de carácter político que se estuvo administrando hasta la resolución de la reforma energética y el presupuesto 2009, lo que da cuenta de la naturaleza de las decisiones que adopta este órgano electoral y que ratifica nuestra convicción de no haber acudido ante un órgano ajeno al partido, que no garantiza el respeto a la voluntad popular de los ciudadanos, y en este caso, de los militantes del PRD”.

Asimismo, en la noche del miercoles 12 de Noviembre, en un comunicado, Dolores Padierna, dirigente de Izquierda Democrática Nacional (IDN), afirmó que su corriente no reconoce a Ortega como presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática.


Por su parte, Andrés Manuel López Obrador solamente declaró que el Tribunal Electoral responde a la mafia política.

La Comisión Nacional de Garantías lamentó el sentido del fallo del Tribunal, sin embargo declaró que acatará la resolución. Asimismo se confirmó que podria ser el día de mañana el día en que Jesús Ortega reciba la constancia de mayoria.
Ocho meses transcurrieron desde la elección interna del PRD hasta el fallo del TEPJF, a continuación una crónologia que La Jornada presentó de lo ocurrido durante esos meses.

El 16 de marzo se realiza la elección en una jornada donde abundaron las acusaciones entre las corrientes y planillas. Esa noche, con base en los reportes de las encuestadoras Mitofsky e IMO, se reporta la ventaja de Alejandro Encinas.

Los tres días siguientes, Izquierda Unida (IU) y Nueva Izquierda (NI), las corrientes predominantes, insisten en acusarse por actos ilegales durante los comicios.

El 19, Jesús Ortega Martínez asegura que las tendencias le favorecen.

El 21 de marzo, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, considerado el líder moral del Partido de la Revolución Democrática, demanda anular la elección. Ante la situación conflictiva que ya se vive y amenaza con alcanzar mayores dimensiones, el Comité Técnico Electoral (CTE) perredista anuncia que no se definirán resultados mientras no se resuelvan las irregularidades.

El 4 de abril, Alejandro Encinas y Jesús Ortega presentan quejas ante la Comisión Nacional de Garantías (CNG) para controvertir las denominadas reglas internas sobre el cómputo en los estados. Además, y ante las presiones, renuncia la comisionada electoral Graciela Sánchez Mota.

El lunes 7 de abril, con apenas 30 por ciento de la votación, el CTE cierra el cómputo y deja en manos de la CNG validar el proceso electoral.

Tres días después, la Comisión Nacional de Garantías informa que no puede coadyuvar con la comisión técnica a concluir el cómputo hasta que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resuelva el recurso de protección de derechos interpuesto por Ortega.

El 15 de abril renuncian al CTE Arturo Núñez Jiménez y Edmundo Cancino. Ambos alegan presiones por parte de los grupos comandados por Ortega y Encinas.

El 21 del mismo mes, Leonel Cota Montaño ordena cerrar el conteo y con 83.95 por ciento de las casillas computadas Alejandro Encinas Rodríguez resulta ganador. Ortega no lo acepta.

El domingo 4 de mayo, Guadalupe Acosta Naranjo es designado presidente interino y Delia Gastélum secretaria general.

El jueves 8 del mismo mes, el tribunal electoral ordena a la Comisión Nacional de Garantías el recuento total de los votos.

El viernes 9, el CTE da el triunfo a Ortega Martínez y la CNG cuestiona el cómputo. Según esos resultados, aquél habría obtenido 557 mil 729 votos, contra 541 mil 515 de Encinas.

A mediados de julio, el 17, Encinas Rodríguez impugna ante el TEPJF los resultados del acta de cómputo de la elección interna aprobados por la CNG.

El 19 de ese mes se anula la elección de presidente y secretario general y la comisión de garantías da 30 días para llamar a nuevos comicios. Contra tal decisión, Jesús Ortega y Alfonso Ramírez Cuéllar presentan un nuevo recurso ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Las oficinas nacionales del PRD son tomadas el 2 de agosto por integrantes de la corriente Izquierda Unida.

El 16 del mismo mes, mientras simpatizantes de Alejandro Encinas bloquean la sede donde sesionaría el Consejo Nacional, los integrantes de Nueva Izquierda se trasladan a Ciudad Nezahualcóyotl y aprueban convocar a elecciones extraordinarias en febrero de 2010.

En septiembre, el 18, la CNG concluye la calificación para congresistas y consejeros con una correlación que favorece a Nueva Izquierda.

Finalmente, desde ayer, de acuerdo con el tribunal electoral, Jesús Ortega Martínez es el nuevo presidente nacional del PRD.