28 de octubre de 2009

Rebelión panista en el Senado ante alza de impuestos

El titular de la Secretaría de Hacienda, Agustín Carstens, comparecerá este miércoles ante las comisiones que dictaminan la ley de ingresos. Lo hará en momentos de indefinición, ya que no hay acuerdo sobre los temas más polémicos: aumento al impuesto al valor agregado (IVA) y el mecanismo de consolidación fiscal, que permite a los 400 consorcios más grandes del país pagar menos de 2 por ciento de sus ingresos totales.

En tanto, a pesar de las presiones a que han sido sometidos en días recientes por representantes del gobierno federal, senadores del PAN se han rebelado y parte de la bancada del blanquiazul está dispuesta a discutir cambios a la ley de ingresos.

El lunes por la noche los panistas se reunieron con el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, quien les pidió –según versión de los asistentes a ese encuentro, realizado en la torre azul– "disciplina y generosidad" para apoyar la ley de ingresos, con el propósito de que en el Senado se apruebe sin cambios. Esto provocó intensa discusión, en la que participaron más de 20 legisladores.

Algunos panistas respondieron a Gómez Mont que no pueden avalar más aumentos de impuestos. Ayer la bancada que coordina Gustavo Madero se volvió a reunir con el titular de Gobernación y con la coordinadora de los diputados panistas, Josefina Vázquez Mota, quien insistió en las bondades del proyecto aprobado en San Lázaro.

Entre los senadores panistas existe conciencia de las críticas y los severos cuestionamientos que han hecho diferentes sectores de la población, entre ellos el empresarial, al aumento de la carga impositiva.

Ramón Galindo, senador por Chihuahua, sostuvo que le dijo a Gómez Mont que no se puede seguir pidiendo a los ciudadanos que hagan mayor esfuerzo tributario y paguen más impuestos mientras no hay transparencia en cómo se gastan, por ejemplo, las participaciones de estados y municipios.

El senador Rubén Camarillo comentó que analizarán a fondo las cinco minutas y nadie debe molestarse si cambian algo de lo aprobado en San Lázaro. "No le estaríamos corrigiendo la plana a nadie. Sólo estaríamos ejerciendo una facultad constitucional."

A su vez, los senadores del PRI no han logrado una postura unitaria: mantienen la decisión de echar abajo el aumento de uno por ciento al IVA, pero les falta decidir sobre la retroactividad del régimen de consolidación fiscal, la forma en que compensarían los ingresos faltantes y los posibles impactos en el mercado cambiario y financiero.

"Nos preocupa cómo reacciona la bolsa de valores, el déficit fiscal y el hoyo negro que tiene el gobierno, y con base en eso vamos a decidir los últimos temas", aclaró Fernando Castro Trenti.

El senador priísta indicó que Carstens "estará en el Senado para que cada quien asuma la parte de responsabilidad que le corresponde en este proceso".

Por la mañana, el coordinador de los senadores priístas, Manlio Fabio Beltrones, manifestó que modificarán la minuta enviada por los diputados pero no aprobarán aumentar el déficit fiscal ni la estimación del precio del petróleo.

Este miércoles, antes del encuentro con Carstens, la bancada del PRI se reunirá a puerta cerrada para afinar su postura.

El presidente de la Comisión de Hacienda, el panista José Isabel Trejo, comentó que Carstens acudirá al Senado para "tratar de encontrar una solución a las minutas". De ahí, dijo, que "no debe darse por muerto al IVA".

 

La Jornada