19 de octubre de 2009

CFE improductiva a nivel internacional: Banamex

La Comisión Federal de Electricidad (CFE), que se ostenta como “empresa de clase mundial”, dista de homologarse con empresas eléctricas internacionales, pese a que sus indicadores de productividad son superiores a los de Luz y Fuerza del Centro (LFC).

De acuerdo con un reporte de la división de Estudios Económicos y Sociopolíticos de Banamex, la CFE presenta problemas de productividad si se le compara con parámetros internacionales. “Su productividad por trabajador –señala– es de 1.75 gigavatios (GW) contra 7.50 de la italiana ENEL, 5.87 de la alemana EnBW y 17.39 de la española Endesa.

Según estadísticas oficiales comparativas entre LFC y CFE, en diversos indicadores y difundidas por la Secretaría de Energía (Sener), la comisión tiene mejores resultados. Por ejemplo, las pérdidas totales de energía representaron al mes de agosto 11.3 por ciento, mientras que en este mismo rubro y mismo mes LFC registró 31 por ciento.

En el caso de las inconformidades, por cada mil usuarios la CFE acumuló en agosto de este año 4.5, mientras LFC llegó a 10.3. En el caso del tiempo de interrupción por usuario, la CFE registró al mes de agosto un promedio de 73.3 minutos, en tanto que en LFC fue de 101 minutos al año por usuario.

Sin embargo, a nivel global “la propia Comisión Federal de Electricidad acusa problemas de productividad en su comparación con parámetros internacionales”, señala el reporte.

Banamex asegura que la extinción de LFC no significa la privatización del servicio eléctrico en el país, pues la Constitución y la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica señalan que el Estado se hará cargo de manera exclusiva de la prestación de este servicio. El decreto presidencial de extinción de esta empresa no modifica la disposición constitucional; ésta sólo podría ser alterada por decisión del constituyente legislativo, que implica la autorización de al menos dos terceras partes de cada una de las dos cámaras del Congreso de la Unión, y también de la mayoría de los 31 órganos legislativos estatales.

Consideran los especialistas que los problemas que hacían ineficiente a LFC persistirán a menos que los gobiernos de la zona de influencia participen en su restructuración.

Israel Rodríguez/La Jornada