28 de octubre de 2009

Paro Nacional ya, exigen sectores universitarios a Esparza

Acciones concretas y paro nacional "¡ya!", para echar abajo el decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro (LFC), fue el exhorto de un sector de la comunidad universitaria al líder del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Martín Esparza.

"Tiempo, organización y discusión" para que las acciones sean contundentes, fue la respuesta del dirigente, quien aseguró que el próximo 5 de noviembre organizaciones sociales y sindicales pondrán fecha al paro o huelga nacional.

Durante un foro sobre el conflicto de Luz y Fuerza, realizado en la Facultad de Ciencias de la UNAM, Esparza subrayó que en la lucha de los electricistas "no hay reversa: o se va el gobierno o nos vamos nosotros".

En un concurrido auditorio Alberto Barajas Celis, estudiantes, académicos y trabajadores de la máxima casa de estudios llamaron al SME a impulsar acciones como toma de casetas, carreteras, calles e instalaciones de gobierno, así como realizar paros escalonados, para subir el tono de la lucha por la defensa de la paraestatal.

"SME, UNAM, unidos vencerán", fue una de las muchas consignas que ayer se escucharon.

Por otra parte, en la mayoría de las facultades de la UNAM se inició la conformación de comités de apoyo al Sindicato Mexicano de Electricistas y se llamó al brigadeo masivo, escuela por escuela, casa por casa, a fin de contrarrestar "el cerco y ataques" de los medios electrónicos de comunicación al movimiento de LFC.

Académicos del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades convocaron a una reunión para resolver la forma de apoyo al gremio. En tanto, estudiantes de Filosofía y Letras anunciaron que el pasado lunes, en asamblea, se resolvió convocar para que el próximo 4 de noviembre se desarrolle un paro de 24 horas en las universidades públicas de la ciudad.

Esparza llamó a que la lucha de apoyo a los electricistas "sea pacífica y organizada, pero a la vez contundente", para lo que exhortó a abrir la discusión en todas las áreas. "En el Sindicato Mexicano de Electricistas, encantados de que mañana fuera la huelga, estamos puestos para ello, pero es importante ser contundentes en esa acción", dijo.

Durante el foro, los académicos universitarios Luis Javier Garrido y Enrique González Ruiz coincidieron en que la liquidación de la empresa LFC, emprendida por Felipe Calderón, fue anticonstitucional porque el Ejecutivo se tomó atribuciones que no le corresponden. El primero aseveró que la medida tomada puede unificar a agrupaciones, personalidades y todo aquel que busca un México diferente.

González Ruiz aseveró que el gobierno federal consideró que la liquidación de la empresa eléctrica "sería un golpe maestro" que le diera la legitimidad que no obtuvo con el "fraude" electoral de 2006. "Pero se equivocó, porque la derecha no conoce la historia de México y por ello no contaba con la combatividad y resistencia de los electricistas, quienes han soportado otras embestidas en el pasado".

Humberto Montes de Oca, secretario del interior del SME, señaló que la experiencia debe verse hacia el futuro, pues representa una "gran oportunidad para unificar en una sola lucha" a todos los movimientos democráticos y de izquierda.

 

La Jornada