16 de noviembre de 2009

PRI castiga al DF en Presupuesto

El manoseo de PRI, PAN y la Secretaría de Hacienda al proyecto de decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2010 llevó al límite la construcción de un acuerdo consensuado con el resto de las fuerzas políticas para la distribución del gasto.

Al cierre de la edición de este diario, priístas y panistas preparaban la aprobación del dictamen en la Comisión de Presupuesto sólo con sus firmas. Cerca de la medianoche, la mesa directiva decretó un receso de dos horas para esperar el documento e iniciar el debate en el pleno.

El conflicto que impidió la redacción del documento y el reinicio de la sesión ordinaria continuaba siendo hasta anoche la demanda de la Comisión de Agricultura, encabezada por Cruz López Aguilar (PRI), de destinar una reasignación total de 28 mil millones de pesos al campo. En contraste, y a pesar de que el PRD fue incluido –por petición del PAN– en la negociación, los priístas castigaron a los gobiernos perredistas del Distrito Federal y de Michoacán, al reducir a mil 200 millones de pesos el presupuesto para continuar la obra de la Línea 12 del Metro, cuando se requieren 3 mil 500 millones, y no entregar un solo peso a la presa de Mújica.

Además, el PRI incluirá en el decreto la obligación del gobierno federal de crear un programa nacional de austeridad del gasto público, de carácter trianual, que la administración panista deberá presentar a la Cámara de Diputados a más tardar el 15 de marzo de 2010.

Más para el campo

No obstante que la Comisión de Presupuesto ya había agotado la reasignación de 85 mil millones de pesos, de la bolsa adicional a repartir entre los partidos, la presión de Cruz López y de los priístas de esa comisión permitió que se asignara al campo una partida extra de 15 mil millones de pesos. Aun así, ese grupo insistió en obtener 13 mil millones más, lo cual descompuso la negociación y el equilibrio en las cifras.

Ayer por la noche, la Comisión de Presupuesto y la Subsecretaría de Egresos de la Secretaría de Hacienda, a cargo de Dionisio Pérez Jácome, concedieron 7 mil 600 millones de pesos más, con objeto de distender el ambiente.

Aun así, Cruz López –impulsado por Beatriz Paredes– exigió que se le entreguen 5 mil millones más, y los priístas propusieron que se hiciera un recorte a varias dependencias del gobierno federal, comenzando por la Presidencia de la República. Esa medida fue rechazada por el PAN, pues un nuevo recorte alteraría una vez más los anexos del proyecto.

La demanda del sector agrario y la manipulación del PRI a las cifras de la propuesta de Felipe Calderón propiciaron que la Secretaría de Hacienda interviniera directamente para cuadrar las cifras de los anexos. Desde la semana pasada, el titular de la dependencia, Agustín Carstens, se reunió en distintas ocasiones con los coordinadores parlamentarios de PRI y PAN.

Hasta entonces, la participación de Hacienda había sido como coadyuvante, y el sábado por la noche intervino para "corregir" el desajuste provocado por el libre reparto que hizo el PRI a sus gobiernos, especialmente el del estado de México.

Ante ese escenario, diputados de Oaxaca acusaron al presidente de la Comisión de Presupuesto, Luis Videgaray Caso (PRI), de otorgar ventajas en el gasto a su ex jefe, Enrique Peña Nieto, a quien habría concedido todas las solicitudes de ampliación de recursos. "A nosotros sólo nos entregó una lista mermada de recursos; nos entregó las migajas", cuestionó uno de ellos, quien solicitó no mencionar su nombre.

Contrariado por la exclusión de que fue objeto su partido y la noticia del infarto de su compañero Emilio Serrano cuando anoche en el PRD se debatía el escarmiento priísta al Distrito Federal, Alejandro Encinas Rodríguez dijo en entrevista que los recursos contemplados por el proyecto de dictamen para la Línea 12 del Metro no ponen en riesgo la obra, "pero sí se dañaría si hubiera una disminución significativa de las aportaciones federales".

Podría afectarse, afirmó, el ritmo de desarrollo de la construcción o incrementarse el costo financiero, por la necesidad de recurrir al endeudamiento para cumplir con las obligaciones del contrato.

Pedro Vázquez González, coordinador del Partido del Trabajo, denunció nuevamente el desprecio del PRI, del PAN y de la Secretaría de Hacienda contra los grupos parlamentarios que son minoría en la Cámara.

"¡Ni agua nos ofrecieron! Nos dejaron fuera de todo. A mí, como secretario de la Comisión de Presupuesto, el secretario técnico que le sirve a Luis Videgaray ni siquiera me respondió las llamadas telefónicas", reprochó.

Videgaray, por su parte, sostuvo que el trabajo de la comisión a su cargo fue encontrar economías y reducciones en el gasto corriente del gobierno para reasignarlo al crecimiento económico y del empleo.

Sebastián Lerdo de Tejada (PRI) expuso que en el dictamen de presupuesto se incluirá la exigencia de la Cámara de Diputados al gobierno federal para constituir el programa nacional de austeridad, con indicaciones muy precisas de reducir el gasto, evitar duplicidades, adelgazar la alta burocracia. Es una medida, adujo, que propusieron al PRI el gobierno de Felipe Calderón y su partido.

"Es un avance muy importante en lo normativo, y una señal muy clara de que no podemos pedirle al ciudadano que se apriete el cinturón y no exigir a las instancias públicas, en particular a los poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo, que también se aprieten el cinturón", declaró.

Tras el manoseo del proyecto de presupuesto, la fracción parlamentaria priísta emitió un comunicado para justificar su actuación: "el PRI busca un presupuesto que propicie el crecimiento económico y la generación de empleos, y aunque la negociación se inscribe en un contexto de severa limitación de recursos incluirá, sin duda, apoyos para que el Ejecutivo federal y los demás órdenes de gobierno tengan mejores posibilidades de responder a las necesidades más urgentes de la ciudadanía".

Antes de la medianoche, los diputados de PRI y PAN se preparaban a aprobar el dictamen, sin el consenso del resto de las fuerzas políticas.

 

La Jornada