13 de diciembre de 2008

Estrategia Militar: Un peligro para México


Nuevamente los militares abrieron fuego en un retén contra civiles, una mujer con 4 meses de embarazo murio.

El percance se dio en un retén ubicado en Aldama, Chihuahua; según los relatos la mujer fallecida junto con su madre y una tía arribaron al lugar para pedir ayuda a las autoridades ya que supuestamente varios sicarios las perseguian.

La Sedena ubicó el hecho como producto de una agresión a militares por hombres que se trasladaban a bordo de varios vehículos. Dos de ellos, una pick de doble cabina y modelo reciente, y una camioneta blanca, cerrada, se aproximaron al puesto de control a toda velocidad.

El primero pasó frente al retén y se metió a un terreno baldío que se encuentra frente al destacamento, al tiempo que disparaba contra el puesto de vigilancia, a una distancia de aproximadamente 100 metros. Acto seguido se dio a la fuga en sentido contrario, mientras el personal militar reaccionó activando su plan de defensa.

De acuerdo con la Sedena, los ocupantes del segundo vehículo también iban disparando, pero al percatarse de la reacción de los soldados desviaron su dirección rumbo a la ciudad de Aldama.

En el momento en que los militares aún se encontraban desplegados, en situación de alerta, un tercer vehículo ingresó de manera intempestiva y a gran velocidad –una Explorer roja, sin placas y vidrios polarizados– al sitio. El personal le marcó el alto, pero al hacer caso omiso le dispararon para lograr su detención. En el interior se encontraban Gabriela Arzate y Elia Arzate Gutiérrrez. Esta última fue puesta a disposición de las autoridades correspondientes.

Otras versiones señalan que Gabriela iba acompañada de su madre y una tía, quienes luego relataron que llegaron al lugar para pedir ayuda, porque un grupo de gatilleros las iba persiguiendo.

“No portábamos armas, ni siquiera un cuchillo. No amenazamos a nadie. Llevábamos prendidas las luces preventivas, sólo queríamos ayuda y protección, no la muerte", relató la madre de Gabriela.


Con información de La Jornada


Cabe recordar que esto no es la primera vez que sucede; a principios del mes de junio del presente año, en un retén ubicado en Sinaloa, se abrio fuego contra un vehiculo en donde viajaba una familia inocente. Perdieron la vida 2 niños y 3 mujeres. La versión de la SEDENA fue que se les indicó que se detuvieran y que la camioneta hizo caso omiso; sin embargo al observar el vehiculo los disparos provenian del frente lo cual indica que se abrió fuego antes de la llegada del vehiculo al retén.

También, recordemos el caso de Doña Ernestina Ascencion Rosario quien fuera violada y brutalmente asesinada por militares; aunque claro, Felipe Calderón salió en defensa de la milicia argumentando que Doña Ernestina murió a causa de una gastritis crónica, versión que la CNDH respaldó.

La estrategia equivocada de Calderón de sacar al Ejercito a las calles para combatir al crimen organizado, no ha ocasionado más que muertes de inocentes a manos de las fuerzas del Estado.

Si el Ejercito no regresa inmediatamente a los cuarteles y se le reedireccionan sus tareas, el país se militarizará totalmente llevando a México a una crisis sin precedentes.

Pedimos urgentemente al Congreso de la Unión que presionen para regresar de caracter inmediato al Ejercito a sus cuarteles y que dejen de realizar tareas de seguridad pública.