11 de diciembre de 2008

Cartera vencida

El presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Enrique Castillo Sánchez Mejorada dijo que con el actual nivel de cartera vencida será un reto controlar las tasas de interés, tal como lo aprobó el Congreso de la Unión.

Comentó que más bien debe trabajarse en reducir el riesgo inherente que implica el nivel de la cartera vencida de consumo.

El Congreso de la Unión aprobó modificaciones a la Ley de Instituciones de Crédito, a la Ley de Sistemas de Pago y a la del Banco de México para regular las tasas de interés de los créditos otorgados por la banca comercial.

De acuerdo con el decreto aprobado el objetivo es mantener "un nivel de tasas de interés competitivas en el tiempo, además de aplicar el buen funcionamiento del sistema de pagos".

A partir de que estos decretos sean publicados en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el Banco de México tendrá la facultad para regular mensualmente las tasas máximas de interés de las instituciones de crédito.

El banco central para establecer la tasa máxima deberá considerar la tasa que pagan los bancos a los ahorradores, el porcentaje de inflación acumulado en lo que va del año, a los cuales se le adicionará un 2.5 por ciento por concepto de gastos de intermediación.

El poner un tope a las tasas de interés de tarjetas de crédito que cobran los bancos es como "la pena de muerte" que no da resultados, aseveró el presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Luis Pazos de la Torre.
Para el funcionario, dicha medida marginaría a muchos usuarios de bajos ingresos de tener una tarjeta de crédito, por lo que se debe buscar una reducción en las tasas de interés a través de la competencia y la información, así como de que haya un marco macroeconómico estable.

"No va a dar resultados, es una posición equivalente a la pena de muerte. Si la pena de muerte diera resultados yo sería el primer partidario, pero no da resultados, igualmente el controlar el techo de las tasas es una medida política de presión para los bancos, pero en sí misma no soluciona los problemas".

Entrevistado en el marco de la toma de protesta del Consejo Directivo Nacional de la Asociación de Sofoloes Finacieras de Objeto Múltiple en México (Asofom), argumentó que la experiencia internacional muestra que los precios tope en ninguna parte han dado resultados.

En Colombia se agotaron las tasas de interés y lo que se logró fue que sectores de la población con escasos recursos ya no tuvieran tarjeta de crédito, por ello, consideró necesario ordenar el mercado de tarjetas de crédito y evitar abusos de plásticos pre aprobados.

Aunque calificó de positivo para la Condusef el paquete de reformas financieras aprobado por la Cámara de Diputados para limitar a la banca en el otorgamiento de créditos, dijo que habrá que analizarlo a fondo y esperar a que salga la ley, pues aún puede haber cambios.

El funcionario manifestó su preocupación ante las altas tasas de interés que cobran los bancos, que se encuentran por arriba de lo que se cobra en algunos países de América Latina, y aunque en los últimos años registraron una reducción, con la crisis financiera global comenzaron a elevarse de nuevo.

Por ello, propuso fomentar la competencia, facilitar en la banca comercial y ampliar la información para los usuarios, entre otras medidas.

Confió en que la actual situación fomente "mayor conciencia en los bancos y se den cuenta que si no hacen un esfuerzo para reducir las tasas de interés, los diputados y senadores lo harán, aunque no dé resultado, porque lo único que harán será marginar a muchos pequeños tarjetahabientes".

Respecto a los críticas del empresario Carlos Slim sobre las elevadas tasas de los bancos, el presidente de la Condusef le sugirió empezar a aplicar reducciones en los réditos que cobran sus empresas como Inbursa, para dar el ejemplo.

"El tiene la oportunidad como dirigente de una institución bancaria de empezar a bajar tasas y poner el ejemplo para que otras instituciones lo sigan", argumentó.

Pazos de la Torre consideró, por otro lado, que "sí se justifican" las reforma aprobadas este martes por el Senado para facultar a la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) para que regule el cobro de comisiones de las Afore.

A diferencia de una tarjeta de crédito que los usuarios pueden elegir o no, los trabajadores están obligados a depositar sus ahorros para el retiro en las administradoras, señaló.
La Jornada Online