7 de octubre de 2008

¿Libertad de Expresión?‏

El viernes 3 de Octubre de 2008, se suscitó en Palacio Nacional un hecho impresionante. Durante la entrega del Premio Nacional de la Juventud dos estudiantes, Andrés Gómez y Marco Virgilio Jiménez increparon a Felipe Calderón.

En la mañana del día 3 de Octubre, Felipe Calderón arriba a Palacio Nacional para encabezar la entrega del Premio Nacional de la Juventud 2007. El Titular del Ejecutivo Federal saluda a los galardonados que se encontraban frente al Templete; llega el turno en donde el estudiante Andrés Gómez debia saludar a Calderón, sin embargo el estudiante se niega a estrecharle la mano. El incidente no llega a mayores. La ceremonia inicia, Isabel Priscila Vera Hernandez, directora del IMJ, pronuncia su discurso, luego viene el turno de Eufrosina Cruz Mendoza quien no pudo ser Presidenta munucipal de Santa María Quiegolani, Oaxaca, simplemente por ser indigena y mujer.


Llega el turno de Felipe Calderón quien manifiesta su apoyo a Cruz Mendoza: Quien te niega, se niega a reconocer tus derechos, y los de tu gente y los de las mujeres en su comunidad, no puede permanecer impune. Por eso, cuenta con nuestro apoyo, por la dignidad humana, por la de las mujeres indígenas, por la democracia...Al termino de esta última palabra, Andrés Gómez ya estaba de pie, señaló a Felipe Calderón con su dedo índice derecho y su grito hizo temblar a Palacio Nacional: ¡ESPURIO!

El estudiante se mantiene de pie mirando fijamente a Calderón, quien lanzo una mirada de reojo al joven e inicio con un discurso improvisado y con notable nerviosismo: Nuestro país necesita mexicanos como ustedes, que pueden hablar con toda libertad, expresarse con cualquier tipo de mecanismos pacíficos. Y creo que lo que marca nuestro país, precisamente, a diferencia de lo que ocurria no hace muchos años, hace 40 años, donde por cierto muchos de quienes ahora no reconocen o recriminan al Gobierno Federal participaban en aquel régimen autoritario. Hace 40 años años no habia libertad; hoy tenemos libertad, hoy tenemos instituciones democráticas que pueden tener espectáculos como éste.

Es en este momento en donde se da el siguiente incidente, Marco Virgilio Jiménez- de la Licenciatura en Historia de la UNAM- le grita tambien a Calderón: ¿Cual Libertad? ¡NO HAY LIBERTAD! En el Templete, Andrés Gómez levantaba su brazo derecho y decia: ¡No, no...no es cierto!


Dos elementos del Estado Mayor Presidencial jaloneaban a Gómez intentando retirarlo del estrado, sin embargo no podía por culpa de la sillas, además la prensa lo fotografiaba sin cesar. Marco Virgilio ya habia sido retirado por un grupo de militares. Felipe Calderón se enredó en su discurso:


Nuestro país necesita, precisamente hoy que conmemoramos 40 años, al día de ayer, de la masacre de Tlatelolco que fue, precisamente, uno de los momentos más tristes de la historia del México contemporaneo y, a la vez, de un momento que marcó el inicio de una nueva etapa de lucha democrática para el país...Hoy México, como se acaba de ver, nuevamente tiene espacios de libertad y tolerancia que entonces hubiesen sido inimaginables; tiene instituciones democráticas sólidas, fundamentadas en la libertad y en la pluralidad de ideas...Estoy convencido que sólo por la via del dialogo, solo por la vía de la democracia, sólo por la vía del respeto recíproco, los mexicanos podemos prosperar, que es, precisamente, la construcción de un México distinto y mejor lo que debe unirnos y debe darnos la capacidad de entendernos...


Para este instante, los dos estudiantes ya se encontraban en algún lugar de Palacio Nacional siendo interrogados, entre las 11:55 y las 12:45 no hubo pistas sobre el paradero de los dos jovenes. Los jovenes cuentan para la Revista Proceso, que fueron aislados, interrogados y fotografiados con celulares y cámaras digitales, se les prohibió realizar llamadas y que tanto policias como militares discutían si serían llevados a un cuartel o a las instalaciones de la Policia Federal. después de estar en Palacio Nacional cerca de una hora totalmente "desaparecidos", fueron llevados al Juzgado Cívico 33, ubicado a un costado de la Estación del Metro Pino Suárez, donde permanecieron 50 minutos más. para estos momentos, la Presidencia de la República habia emitido un comunicado donde asegura que no se presentarán cargos; sin embargo queda abierta la posibilidad de represalias a mediano o largo plazo.


Esta acción marcará un negro episodio en el resto de la Administración Calderonista, un discurso que elogia a la libertad y a la democracia mientras a espaldas de las cámaras, los dos jovenes que increparon a Felipe Calderón son arrastrados por militares por haber cometido "una falta cívica", pero fue una acción de la que los jovenes estamos orgullosos. Felipe Calderón es un traidor a la democracia, es una persona que viola a nuestra nación impunemente y que mantiene secuestrada a la sociedad conciente y libre. Felipe Calderón debe darse cuenta que la juventud de esta nación no es estupida y no cae en su discurso siniestro, los jovenes somos realistas del retroceso y peligro para México que Calderón representa. Por eso apoyamos y brindamos nuestra solidaridad a los dos jovenes que (como menciona Proceso) resquebrajaron la impunidad verbal, que a 40 años del movimiento estudiantil de 1968, nos han demostrado que las bases e ideales de aquel siguen vivas en estas generaciones.