2 de diciembre de 2009

Justicia con conciencia social: nuevos ministros de la SCJN

El Senado de la República eligió ayer a Arturo Fernando Zaldívar Lelo de Larrea y Luis María Aguilar Morales como nuevos ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en sustitución de Genaro Góngora Pimentel y Mariano Azuela Güitrón.
 
 
El primero, académico y abogado de larga trayectoria, obtuvo 90 votos, mientras Aguilar Morales, que hasta un día antes se desempeñó como consejero de la Judicatura Federal y tiene cerca de 30 años de carrera judicial, logró 91.
 
 
Antes, los integrantes de las dos ternas que envió al Senado el presidente Felipe Calderón intervinieron ante el pleno y tanto Zaldívar como Aguilar coincidieron en que la Corte no puede ignorar los reclamos de justicia de la sociedad y está obligada a evolucionar y fortalecer la transparencia y la rendición de cuentas para lograr una mayor legitimidad.
 
 
Sus discursos fueron los más aplaudidos por los legisladores.
 
 
"Aire fresco" a la Corte
 
 
Graduado en la Escuela Libre de Derecho, con doctorado en la Universidad Nacional Autónoma de México, Zaldívar asumió el compromiso de "abrir las ventanas de la SCJN para que entre aire fresco". Sostuvo que "los mexicanos queremos justicia, un reclamo añejo pero vigente, que el máximo tribunal debe proporcionar con imparcialidad, congruencia y transparencia".
 
 
Señaló deficiencias y propuso una agenda de 10 puntos que la Corte tiene pendiente de desahogar, como "la postergada reforma integral del juicio de amparo", ya que éste se ha quedado rezagado y es insuficiente para brindar protección.
 
 
Sostuvo que la Corte debe emprender una actividad más intensa en la protección y el desarrollo de los derechos fundamentales, no privilegiar la resolución de conflictos entre poderes y "comprometerse con aquellos criterios y prácticas judiciales que permitan un mayor acceso a la justicia constitucional y que impregnen la función jurisdiccional con una eminente conciencia social".
 
 
Se acabará así, explicó, con la justicia elitista "que presenciamos todos los días", una justicia "que trata de manera diferente a quien tiene recursos económicos, frente a quien carece de ellos".
 
 
Zaldívar expuso que se requiere de una Corte más congruente, que profundice en la calidad interpretativa de sus sentencias, que construya una doctrina constitucional para dotar de mayor coherencia y consistencia sus fallos y que funde su actuación en "una ética de la responsabilidad.
 
 
"Los mexicanos esperan mayor compromiso de la Suprema Corte con la austeridad y la rendición de cuentas. Por conciencia elemental de los tiempos que vive el país, es necesario impulsar un control efectivo del gasto público y una actuación responsable, republicana."
 
 

Zaldívar, quien ocupará el lugar que dejó Góngora, explicó que hace 25 años se graduó como abogado en la Escuela Libre de Derecho y quiere ser juez constitucional a partir de su experiencia como académico y litigante, porque está convencido de que ese perfil fortalece la integración de la Corte.

Contra la discriminación

 

Aguilar –quien ocupará la vacante que deja Azuela, luego de 29 años como juzgador federal, 24 de ellos como magistrado de circuito–, advirtió que la Suprema Corte debe prever los retos futuros y no ignorar los reclamos de justicia del pueblo mexicano.

 

"Estoy profundamente convencido de que el alto tribunal está obligado a tener una visión de Estado, basada en la norma fundamental, para tomar la mejor decisión sobre la protección de los derechos humanos."

 

Ofreció su "compromiso decidido con las mujeres", actuar contra la discriminación y en favor de la igualdad de oportunidades y de trato entre géneros, así como a sancionar con todo rigor la violencia de que puedan ser víctimas.

 

Refrendó su compromiso, personal e institucional, con la justicia. Afirmó que actuará "con valentía y fortaleza contra la corrupción, cualquiera que sea su cara", y luchará por "asegurar el cumplimiento de la garantía sustancial, patrimonio de todos, contenida en el artículo 17 constitucional, que manda una justicia pronta, completa, expedita y gratuita".

 

Expuso que, en caso de ser elegido ministro, para un juzgador de carrera como él representaría la culminación de toda una vida consagrada a la impartición de la justicia constitucional. "Es lo que mejor sé hacer, donde más puedo ser útil a los demás."

 

También expusieron sus propuestas ante el pleno los magistrados María Luisa Martínez Delgadillo y Jorge Mario Pardo, así como los académicos Jorge Carlos Adame Goddard y Eduardo MacGregor

Poisot.

El acuerdo entre PRI, PAN y PRD derivó en que no se necesitara una segunda ronda de votación, porque Zaldívar Lelo de Larrea y Aguilar Morales superaron la mayoría calificada necesaria en la primera.

 

Las ternas fueron votadas una por una y ayer mismo los nuevos ministros rindieron protesta al cargo que desempeñarán durante los próximos 15 años.

 

"Se unificaron criterios y se designó a dos magníficos ministros", comentó el presidente del Senado, Carlos Navarrete.

La Jornada