3 de septiembre de 2009

El mensaje de Calderón: ¿esperanza o palabras vacias?

El día de ayer, 2 de Septiembre de 2009, el Presidente Felipe Calderón dió un mensaje en Palacio Nacional ante mil invitados en el marco de su Tercer Informe de Gobierno.

El contenido de su mensaje es, sin lugar a dudas, un cambio en el discurso que el Gobierno Federal había mantenido durante los ultimos tres años, los primeros de su administración. Sin embargo lo que más sorprende es que dista mucho de lo que el Tercer Informe de Gobierno y el mensaje político de Calderón al final de éste dice.

Es inevitable preguntarse, ¿qué sucedió para que se diera ese cambio tan radical de un día para otro? La respuesta es compleja y no podrá resolverse hasta que se concrete lo que el Presidente Calderón afirmó en Palacio Nacional, a lo que me referiré más adelante.

Primero, la respuesta más factible que podría introducirnos a comprender más detalladamente la situación, es el cambio no se dió de un día para otro. El cambio en el discurso de Calderón inicia el 5 de Julio cuando las encuestas de salida dan el triunfo arrollador de los comicios al PRI. Felipe Calderón comprende que ahora la "estabilidad" de su Gobierno y la aprobación de sus reformas en el Congreso estan en juego; entonces, el Presidente se percata, tres años después, de que es necesario un diálogo abierto entre las fuerzas políticas, entre los poderes de la Unión y la población mexicana.

El reconocimiento de Felipe Calderón de la falta de resultados, de la inercia del país y de la falta de visión en la política que se ha aplicado en diversos sectores; es un evento memorable pero incompleto. Un discurso es un evento que no será creible hasta que se concrete lo que dice.

Calderón propone una agenda de 10 puntos, que de concretarse trasformarían sin lugar a dudas a la nación; el momento clave será el 8 de septiembre cuando se presente ante el Congreso el Paquete Económico para el 2010, si el proyecto de Presupuesto de Egresos e Ingresos de la Federación plantean recortes sustanciales al gasto social y mayores impuestos al pueblo de México mientras las grandes empresas gozan de claros privilegios fiscales, entonces el discurso de Calderón habrá sido unicamente uno más que creo un momento de expectativa en los diversos sectores de México pero que se olvidará rápidamente.

Asimismo entra otro factor, Calderón ya ha anunciado cambios de fondo en su gabinete que se harán saber apartir del próximo martes; se esperan al menos la remoción del Procurador General, Eduardo Medina Mora, y del Secretario de Hacienda Agustín Carstens.

Sin embargo si Calderón presenta un paquete económico que beneficie a la mayoría de los mexicanos, la situación en México cambiará radicalmente y entonces vendrá la pregunta: ¿qué lo motivó realmente a realizar esto?

Hay dos opciones posibles: A Felipe Calderón "le cayó el veinte" y va a trabajar ahora enfocado totalmente en México; o se trata de una artimaña electorera que, al percatarse que el "presidenciable" de Peña Nieto se está asegurando la Silla Presidencial en 2012 y que Marcelo Ebrard entra a reñirle cerradamente al PRI, mientras que el PAN caería en un lejano tercer lugar. Es muy probable que Calderón presente las reformas necesarias y después culpe al PRI de los pocos resultados y así el PAN podría asegurarse una entrada a la cerrada contienda presidencial.

Sin lugar a dudas, las próximas semanas serán las más decesivas del sexenio de Felipe Calderón y se pondrá sobre la mesa la tan deseada sucesión presidencial.