2 de septiembre de 2009

Calderón presenta agenda de 10 puntos para transformación del país

Para transformar a México en rubros esenciales que “no ha podido cambiar en décadas”, el presidente Felipe Calderón presentó este miércoles una agenda de 10 puntos.

Hacia el final de su discurso alusivo al Tercer Informe de Gobierno, el mandatario dijo que su gobierno impulsará su administración en materia de salud, economía, finanzas, desarrollo social, seguridad, educación, laboral, política, así como energética y de telecomunicaciones, a fin de ofrecer mejores condiciones de vida a los mexicanos.

En el primero de los puntos, Calderón informó que su gobierno propone concentrar la fuerza y los recursos del Estado mexicano para frenar el crecimiento de la pobreza y mitigar los impactos negativos que la crisis alimentaria y económica han dejado en la población, de la cual, la mitad vive en la pobreza, y en donde uno de cada cinco mexicanos sufre pobreza extrema. Impulsará, aseguró, un programa que no sólo no reduzca el gasto orientado a combatir la pobreza, sino que lo fortalezca y lo blinde ante cualquier abuso o desvío.

En el segundo, dijo que México debe alcanzar la cobertura universal de salud, pues dijo, uno de los signos más injustos y más distintivos de la pobreza es que muchos mexicanos no hayan contado en nuestra historia con médico o medicinas a su alcance.

Señaló como tercer punto en la agenda conseguir una educación que verdaderamente promueva al ser humano a plenitud que prepare a los jóvenes para un mundo que compite ferozmente. “Que haga que México supere el marasmo de los intereses”, expresó.

En el cuarto punto señaló la necesidad de una reforma profunda de las finanzas públicas debido, entre otros elementos, a la caída en la producción y precios del petróleo. Para ello, dijo, el gobierno pondrá ejemplo con un esfuerzo de austeridad y racionalización de la administración pública y enviará al Congreso una reforma que permita jerarquizar el gasto del gobierno federal y que reduzca su costo administrativo. En este mismo rubro, consideró el fortalecimiento de los ingresos públicos a través de la simplificación de los trámites fiscales, la reducción de la evasión y el incremento en la recaudación.

Calderón Hinojosa propuso también una reforma económica de fondo. Para ello, como quinto punto, impulsará una nueva generación de reformas en las empresas públicas del sector energético por sus resultados cada vez más preocupantes.

La reforma al sector de telecomunicaciones está en el sexto punto. Al respecto, el mandatario dijo que México requiere que se garantice una mayor cobertura de los servicios, la convergencia de las tecnologías disponibles y la competencia entre los actores.

En el séptimo punto, el presidente mencionó la importancia de una transformación en el sector laboral que facilite el acceso de millones de mujeres y jóvenes a la vida económico con un ingreso digno, que incremente la productividad y que lo haga con respeto a la autonomía sindical, al derecho de huelga y a la contratación colectiva.

Como octavo punto, el gobierno, continuó, emprenderá una reforma regulatoria de fondo para contar con una regulación base cero para el gobierno federal que le permita derogar todos aquellos acuerdos, oficios, decretos o reglamentos, cuya necesidad no quede clara y plenamente justificada.

En el noveno punto colocó la lucha contra el crimen organizado y por la seguridad de los ciudadanos. En ese punto dijo que el gobierno seguirá avanzando en la materia y se enfocará la atención en reforzar a las autoridades locales para que se combata con eficacia el robo, la extorsión y el secuestro.

Finalmente, el décimo elemento corresponde a la necesidad una reforma política de fondo. Al respecto, el mandatario reconoció que los ciudadanos no están satisfechos con la representación política y que perciben una enorme brecha entre sus necesidades y la actuación de sus gobernantes, representantes y políticos. En ese sentido llamó a revisar la reforma electoral.

La Jornada