15 de febrero de 2009

Crisis superada después del verano: Calderón

El presidente Felipe Calderón aseguró que hacia finales del verano, México habrá superado el peor momento del entorno económico mundial y estará trabajando afanosamente por recuperar su crecimiento.

Pasado el momento de adversidad "lo que perdurará será haber mantenido el rumbo, las acciones y las obras de todos los mexicanos para llevar al país a un futuro distinto y mejor", sostuvo.

Calderón Hinojosa destacó que se trabaja con una visión de largo plazo para reducir el impacto negativo de la crisis y proteger el empleo y los ingresos de las familias mexicanas, a fin de elevar la competitividad y atraer más inversiones.

Al encabezar la ceremonia de despedida del Buque-Escuela Cuauhtémoc de la Armada de México, el mandatario también mencionó que frente a la adversidad que vive el país, es preciso cerrar filas y que haya un repudio unánime contra la delincuencia que opera en la calles y se ha infiltrado en las autoridades. "Habría que preguntarnos cómo es posible que como pueblo hayamos sido capaces de tolerar que semejante barbarie penetrara en la sociedad mexicana", mencionó.
Acompañado por los secretarios de la Defensa, Guillermo Galván, y de Marina, Mariano Francisco Saynez, el Ejecutivo federal aseveró que es necesario "unirnos en el repudio y en la acción, señalar y delatar a los criminales".

Recordó que en los dos primeros años de su gobierno las fuerzas armadas y el gobierno federal han decomisado hasta 66 dosis de droga por cada mexicano, una cifra sin precedente.
A bordo del navío Cuauhtémoc que luego de cinco meses de navegación arribará a Japón, el mandatario aseguró que ante la amenaza del narcotráfico, es preciso conservar la unión y no tolerar ni habituarse jamás a la contemplación de la dimensión del dolor humano que representa.

"Debe quedar muy claro el tipo de enemigo que tenemos enfrente, una amenaza para la tranquilidad de los mexicanos que tiene que ser combatida y derrotada, un enemigo que muestra en cada uno de sus actos de barbarie por un lado su nivel de desesperación y por el otro el tamaño de su cobardía en estos criminales", aseveró.

El dolor de México está precisamente en cada víctima inocente de esa barbarie, en cada familia destrozada por la adicción provocada en alguno de los suyos, por la acción directa de la delincuencia, enfatizó.

Por ello ha llegado el momento de sumarse y cambiar todo aquello que por acción u omisión haya derivado en este punto de impunidad, especialmente la corrupción de servidores públicos que traicionan el deber supremo de servir a la nación, instó Calderón Hinojosa.

Tampoco se debe permitir el desaliento, sino hacer que cada acción cobarde "nos instigue y acicate a actuar cada día con mayor determinación, y nunca claudicar ni resignarse a entregar nuestra sociedad y nuestras familias a la acción impune y a los intereses de los criminales. Esa es la tarea de todos los mexicanos", sentenció.

En materia económica, el Ejecutivo federal consideró que se trata de otros de los grandes retos que enfrenta el país, no obstante aseguró que después de la tempestad vendrá la calma.
Destacó que al igual que los nuevos 99 caballeros guardamarina que enfrentarán con éxito su misión, el país también saldrá adelante de esta adversidad.

Notimex/La Jornada