4 de agosto de 2008

Podría favorecer a Creel coyuntura legislativa para presidir el Senado

Andrea Becerril (Enviada)
Ixtapa-Zihuatanejo, 2 de agosto. El ex coordinador de la bancada panista, Santiago Creel Miranda, quedó fuera de los mandos de ese grupo parlamentario, pero se mantiene en la pelea por repetir en la presidencia del Senado para el próximo periodo de sesiones.
Lo anterior se debe a que el PRI presidirá la Cámara de Diputados y que los legisladores de Acción Nacional no ven con buenos ojos que el tricolor dirija también el Senado en un año previo al proceso electoral del 2009; menos aún, que lo haga el PRD.
A ello se suma que el priísta Manlio Fabio Beltrones no tiene interés por estar al frente del Senado en momentos cuando se va a discutir la reforma de Pemex y se presenta el riesgo de una nueva toma de tribuna.
En ese escenario se abrió la posibilidad para Creel de presidir un año más el Senado. Cuenta con el apoyo de una veintena de integrantes de su bancada que le expresaron su respaldo por escrito; sin embargo, el nuevo coordinador, Gustavo Madero, es quien tomará la decisión y ayer, al concluir la reunión plenaria, sólo señaló que al blanquiazul le corresponde, por ley, estar al frente de la Junta de Coordinación Política.
Interrogado sobre el tema, Madero dijo que no está cerrado a “conversar” con las otras fuerzas políticas acerca de en quién recaerá la presidencia del Senado para el próximo periodo de sesiones.
Rechazó que haya vetado a Creel y sostuvo que en su bancada existen los suficientes cuadros para ocupar el principal cargo de dirección de dicha instancia legislativa.
“Obviamente, nosotros siempre vamos a preferir a Santiago Creel que a un priísta en la mesa directiva”, expresó.
Sin embargo, tampoco descartó que él vaya a buscar esa posición.
En tanto, el senador Federico Döring externó lo que parece un criterio común en el grupo parlamentario. “Sería un error estratégico que dos priístas presidieran ambas cámaras en un año electoral”, e ilusorio pensar que alguien del PRD pudiera evitar una posible toma de tribuna durante la discusión de la reforma electoral.
A su juicio, sin embargo, es Madero quien debe presidir el Senado.
Ayer, como parte final de los trabajos de la reunión plenaria, por unanimidad se acordó restructurar la burbuja panista, es decir modificar la mesa directiva de la bancada blanquiazul.
Como era de esperarse, quedaron fuera los legisladores que acompañaron a Santiago Creel en la coordinación.
En el equipo de Madero se creó una nueva cartera, la de coordinador adjunto de la bancada, que recayó en José González Morfín. Juan Bueno Torio, Beatríz Zavala, Guillermo Anaya y Federico Döring ocuparán los comités Económico, de Desarrollo Social, de Política Interior, y Comunicación, respectivamente.
Del equipo cercano a Santiago Creel repitieron Humberto Aguilar, Ricardo Torres Origel y Adriana González.

Fuente: La Jornada.