29 de marzo de 2011

Eruviel Ávila, ¿candidato priísta de unidad?

El precandidato único del PRI a la gubernatura del Estado de México, Eruviel Ávila, aseguró que el PRI ganará la elección estatal así como la elección presidencial en 2012. Ávila afirmó que en el PRI hay unidad y que será la unidad la que permita el triunfo electoral en el EdoMex.

Ávila expresó que las alianzas entre el PRD y el PAN tienen éxito cuando hay rupturas y reiteró que el PRI en Estado de México esta fuerte y unido. Sin embargo, ésto no es tan cierto. La designación de Ávila como precandidato único no dejo muy contentos a algunos de otros aspirantes priistas al gobierno mexiquense, probablemente ni siquiera dejó contento al actual gobernador de la entidad, Enrique Peña Nieto.

Los candidatos priístas al gobierno del Estado de México mantenían una tradición: eran impulsados y/o pertenecientes al Grupo Atlacomulco, organización "clandestina" del priísmo en el Estado de México. Durante décadas, el Grupo Atlacomulco ejerció un gran poder al momento de designar al candidato al gobierno del EdoMex.

Desde hace semanas cuando iniciaron a ponerse sobre la mesa priísta los nombres de los aspirantes a la gubernatura del Estado de México, un nombre resaltó más que todos: Alfredo del Mazo Maza, presidente municipal de Huixquilucan. Del Mazo Maza proviene de una familia fuertemente posicionada en el Grupo Atlacomulco. Su abuelo, Alfredo del Mazo Vélez fue gobernador del Estado de México de 1945 a 1961. Su padre, Alfredo del Mazo González fue gobernador del Estado de México de 1981 a 1986.

Alfredo del Mazo Maza era el favorito para ser el candidato priísta para el gobierno estatal. Era apoyado por el actual gobernador Enrique Peña Nieto y por ende por el poderoso Grupo Atlacomulco, ¿qué aconteció? ¿por qué no consiguió la precandidatura de unidad del PRI?

El 21 de marzo, Del Mazo Maza, aseguró que quería ser gobernador del estado y seguir con los pasos que su abuelo y su padre habían trazado; Del Mazo también reconoció su cercanía con Peña Nieto. El presidente municipal de Huixquilucan estaba confiado, podía saborear la candidatura priísta, ¿y cómo dudarlo? Contaba con todo el respaldo del mediatizado gobernador del Estado de México y con el fuerte impulso del clandestino Grupo Atlacomulco, su victoria era incuestionable.

Pocos días después la situación dio un giro de 180°, Alfredo del Mazo Maza declinaba contender por la candidatura para el gobierno estatal. Del Mazo Maza pidió a sus simpatizantes respaldar a Eruviel Ávila, presidente municipal de Ecatepec, como candidato de unidad del PRI. La molestia en Huixquilucan y en Toluca era notable, pero si algo se debe reconocer a los priístas es su gran capacidad actoral para disimular que no pasa nada (si alguien tiene dudas de ésto, recuerde los más de 70 años de gobiernos priístas en el país).

La designación de Eruviel Ávila como candidato priísta de unidad en el Estado de México fue un golpe rotundo al ego y un gran desafío al poder de Peña Nieto y del Grupo Atlacomulco. No fue una designación que aceptaran con gusto, pero que sin embargo se vieron obligados a aceptar ya que el triunfo electoral en el estado estaba en vilo y por ende las posibilidades de Peña Nieto para ganar la presidencia en 2012. Y aunque el dedazo para nombrar candidato a Eruviel Ávila fue para salvar al PRI en el estado, también trae un lado oscuro: el lado oscuro de la división priista rumbo a la elección presidencial de 2012.

Enrique Peña Nieto aseguró que no intervino en la designación de Eruviel Ávila como candidato de unidad en el Estado de México y si, está diciendo la verdad. El dedazo no vino del gobernador, el dedazo vino de otro lado.

¿Quién es la figura tras Eruviel Ávila? ¿Quién lo impulso? ¿Quién desafió a Peña Nieto y al Grupo Atlacomulco? Hubo muchos operadores priístas en el juego, pero uno fue el principal: el Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República y aspirante priísta a la Presidencia de la República, el Senador Manlio Fabio Beltrones Rivera.

Beltrones asegura fortalecer su postura en el PRI desafiando a Peña Nieto en su propio territorio y al mismo tiempo asegura un fuerte triunfo del PRI en las elecciones para renovar la gubernatura del Estado de México. Alfredo del Mazo Maza no podría derrotar a la oposición y menos de conformarse una alianza electoral entre el PAN y el PRD; sin embargo, Eruviel Ávila trae cartas que le auguran el triunfo en territorios panistas y perredistas, ¿cuáles son?, el no pertenecer al grupo priísta del valle de Toluca.

La candidatura de Eruviel Ávila no es una candidatura de plena unidad como quisieron hacernos creer. La candidatura de Ávila es una unidad forzada y una derrota a la influencia de Peña Nieto en el interior del Partido Revolucionario Institucional.

Y aunque ni Enrique Peña Nieto ni Alfredo del Mazo Maza estén complacidos por la derrota a su influencia, se mantendrán unidos, aunque sea a regañadientes, porque haciendo a un lado el ego, saben que es la única forma de mantener el Estado de México en manos del PRI.

La división priísta no vendrá por parte del Alfredo del Mazo Maza, hay que poner especial atención a los otros personajes que ansiaban obtener la candidatura del tricolor. Aún puede haber sorpresas.