10 de febrero de 2010

No se revelará sede de comparecencia de Gabinete de Seguridad por motivos de seguridad

La comparecencia de los integrantes del gabinete de Seguridad Nacional ante 12 legisladores se realizará el próximo martes "en alguna instalación del Senado", sin precisar hora ni lugar, ya que se pretende mantener la confidencialidad del encuentro por motivos de seguridad, sostuvo el panista Gustavo Madero.

Por la mañana, el pleno del Senado aprobó el formato de la comparecencia sin especificar fecha ni lugar, a pesar de que el perredista Tomás Torres afirmó en tribuna que existe la pretensión de que el encuentro con los secretarios de la Defensa Nacional, de Marina y de Seguridad Pública, así como con el titular de la Procuraduría General de la República (PGR), se realice en Los Pinos o en Gobernación.

Torres se pronunció contra la decisión de que la comparecencia sea "a escondidas", sólo con los nueve integrantes de la Junta de Coordinación Política (JCP) y los tres senadores de la Comisión Bicamaral de Seguridad Nacional. "No quieren dar la cara a la sociedad", resaltó.

Expuso su desacuerdo con la posibilidad de que el encuentro se efectuara fuera del recinto senatorial. Lo secundaron su compañero de bancada, Graco Ramírez, quien dijo que los legisladores deben "hacerse respetar", y el petista Ricardo Monreal, quien consideró fundamental que el Congreso esté informado de la estrategia contra el crimen organizado, porque hasta ahora nada ha funcionado.

A la hora de la votación se rechazó la propuesta de Torres de especificar que la comparecencia será en un recinto del Senado.

La mayoría de los senadores del PRD se sumó a los de PRI, PAN y PVEM para aprobar el punto de acuerdo de la JCP, que no precisa fecha ni lugar para la reunión con los funcionarios.

La reserva, por motivos de seguridad, sostiene Madero

Dos horas después de la votación, Madero, en su carácter de presidente de la JCP, declaró que la comparecencia será el martes en alguno de los edificios del Senado, pero no se hará público en cuál. Son datos reservados, explicó, "por motivos de seguridad".

Confirmó que existe el compromiso de los legisladores de mantener reserva acerca de la información que les compartan los integrantes del gabinete de Seguridad Nacional.

Explicó que se decidió que la reunión sea el martes próximo ya que para entonces los funcionarios tendrán más datos, porque el jueves acompañarán al presidente Felipe Calderón a Ciudad Juárez, Chihuahua, donde se dará a conocer la nueva estrategia de combate a la violencia y la criminalidad en esa entidad.

Por la mañana, durante el debate en el pleno, el perredista Pablo Gómez advirtió que no tiene ningún sentido que la comparecencia se lleve a cabo "bajo el estatuto del sigilo" si no va a ser un acto de control por parte del Legislativo.

Recordó a los senadores del PAN –que lo acusaron de estar del lado de los narcos por haber expresado que la Operación Conjunta en Ciudad Juárez, con miles de tropas desplegadas– no era la respuesta correcta: "A ver qué dicen ahora, porque la violencia aumentó en vez de disminuir".

El senador Gómez agregó que Calderón no va a cambiar su estrategia, "porque no sabe qué hacer; ni él mismo tiene una alternativa". Consideró que el traslado de poderes estatales a Ciudad Juárez, como propuso el gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, "no sirve más que para la chunga".

Monreal expuso que quien debe ofrecer disculpas a las familias de los jóvenes asesinados, por haberlos acusado desde Japón, sin pruebas, de ser pandilleros y delincuentes, es el propio Calderón y no "el pendenciero de Bucareli".

La Jornada