26 de enero de 2010

Primer día del seminario de analisis a la Reforma Política en el Senado de la Repúbluca

En la sesión inaugural del Seminario para la Reforma del Estado, que se efectúa en el Senado de la República, la presidenta del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Beatriz Paredes, consideró que las candidaturas independientes "no pasarán", debido "a la influencia acrecentada de los poderes fácticos" y al inusitado hiperactivismo de los grupos de ultraderecha.

Paredes Rangel advirtió: "En el PRI tenemos la certeza de que el escenario nacional de insatisfacción, de desprestigio de los partidos políticos, de deterioro de las instituciones democráticas, de esta magna crisis económica, de la gravedad de los problemas de inseguridad, de la ineficacia en la gobernación, está generando un clima de desaliento propicio para descalificaciones generalizadas y tentaciones autoritarias".

El tufo del autoritarismo, señaló la también diputada priísta, paradójicamente se deja sentir "hasta en algunas de las iniciativas presentadas, que pretenden debilitar al Poder Legislativo so pretexto de mayor agilidad para legislar. Es indispensable una reforma al Legislativo, pero modernizarlo a partir de debilitarlo no es la fórmula correcta".

César Nava, presidente del Partido Acción Nacional (PAN), en su intervención aseveró que el blanquiazul "no sólo respalda, sino que va codo a codo con el Presidente de la República para lograr la ampliación de los derechos de los mexicanos, logrando así que factores claves como la elección consecutiva de alcaldes y legisladores, así como las candidaturas ciudadanas, sean una realidad en nuestro país".

En ese contexto pidió a los legisladores y a los partidos políticos: "No tengamos miedo a la apertura, abramos las puertas a los ciudadanos más allá de los partidos para incorporar ideas, proyectos y soluciones a los problemas. No dejemos que la agenda electoral obstaculice o, peor aún, condicione la reforma política y los cambios".

A su vez Jesús Ortega, dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) resaltó que se llevaron a cabo reformas, "por cierto ahora anuladas, y hubo alternancia en el Poder Ejecutivo, pero no hubo, y eso es lo grave, un cambio de régimen político. Los que protagonizaron la alternancia se ocuparon de montarse en la Presidencia para conducir, sin cambios sustantivos, la vieja maquinaria del antiguo sistema".

Señaló que "no avanzamos hacia un sistema republicano y de instituciones democráticas, sino retrocedemos, regresamos al sistema de caciques estatales. Las problemática es estructural y la respuesta debe ser de la misma naturaleza".

Ortega dijo que el PRD propone que "el nuevo régimen debe garantizar en la Constitución que el Estado mexicano es laico; asumir como realidad el agotamiento del viejo régimen presidencialista y construir una nueva ingeniería constitucional para una república de equilibrio entre los poderes; la reforma no es para resolverle al presidente cómo obtiene la mayoría en el Congreso; las deficiencias de los partidos no se resolverán desapareciendo a algunos de ellos".
 

Por su parte, el coordinador de los senadores priístas y presidente del Instituto Belisario Domínguez del Senado, Manlio Fabio Beltrones, manifestó que "nuestro sistema constitucional de gobierno ya no responde a las realidades presentes, a los cambios que nosotros mismos hicimos posibles".

Anotó que la brecha entre sociedad y política, entre instituciones públicas y ciudadanos, se ha venido ensanchando a extremos preocupantes. La sociedad exige respuestas eficaces y oportunas ante los problemas que la aquejan, y el marco constitucional y las instituciones no están respondiendo a ese reclamo.

Beltrones Rivera sostuvo que es necesario "fortalecer al Estado sin debilitar a ninguno de sus tres poderes, en un federalismo que impida la disgregación, que unifique voluntades y capacidades de todos y cada uno de los estados y del Distrito Federal; asimismo, que impulse a los municipios y reconozca en los ciudadanos, en toda persona y la sociedad, la fuente de nuestro mandato. Es un objetivo que, estoy seguro, podemos compartir".

Los ciudadanos, desencantados con la política, señala Madero

En su turno, Gustavo Madero, coordinador de los senadores del PAN y presidente de la Junta de Coordinación Política, dijo que "el grueso de la población, de los líderes de opinión, la sociedad civil organizada y los mismos actores de todo el espectro político, aún estamos insatisfechos por la forma en que funciona nuestro sistema político y, sobre todo, en su ineficiencia para generar resultados concretos que mejoren el bienestar de la población".

Dijo que esto ha generado un grave desencanto de los ciudadanos por la política; por eso en todas las encuestas y estudios de opinión la imagen de los políticos en general, y en particular de los legisladores, está desprestigiada. Precisó que "en México me parece, por ejemplo, que falta todavía un camino por recorrer en los temas de representación política de las minorías, en particular étnicas.

"Si no somos capaces de alcanzar acuerdos será solamente porque no hubo voluntad política o porque el cálculo electoral no permitió ver más allá de lo inmediato, pero no debemos caer en el error de condicionar la voluntad de acuerdos en el Congreso a la agenda electoral partidista", concluyó Madero.

La Jornada