3 de junio de 2009

OEA anula la suspensión de Cuba


La Organización de Estados Americanos (OEA) decidió este miércoles por consenso anular la "resolución 7" aprobada en 1962 que suspendió a Cuba como miembro activo de la organización.

En medio de aplausos, Patricia Rodas, presidenta de la Asamblea General de la OEA, informó que los países reunidos en la XXXIX cumbre de la organización que tiene lugar en Honduras habían dejado sin efecto la medida adoptada 47 años atrás.
Minutos antes, el canciller ecuatoriano, Fander Falconí, adelantó la noticia a la prensa señalando que el organismo interamericano estaba "saldando cuentas con la historia".
"La resolución es nítida, no involucra ningún tipo de condicionamiento. Es un pleno reintegro y una abolición de los temas que incluyó la expulsión de Cuba en el 62. Esto tenía que ver con una hipocresía que se había consolidado en las relaciones hemisféricas porque Cuba tiene relaciones con todos los países de América Latina"
"Ha sido una prouesta trabajada en consenso, creada por el grupo de trabajo y en este momento ha sido avalada por todos los cancilleres", dijo el canciller.
La medida adoptada por la OEA se produce horas después de que se divulgara en La Habana una nueva reflexión del ex presidente cubano Fidel Castro en la que reitera que su país no desea reincorporarse a la organización regional.
Sorpresa
La anulación de la "resolución 7" resultó sorpresiva para los asistentes y para la prensa que cubre el evento, después de que el grupo de trabajo no lograra llegar a un acuerdo la noche del martes.
Según indicaron fuentes del llamado Grupo ALBA -integrado por Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Honduras- y que estuvieron presentes en las negociaciones del miércoles "nadie cedió y todos logramos ponernos de acuerdo".
La resolución parece complacer a todas las partes porque si bien no hace mención expresa de los instrumentos y tratados que tendría que reconocer Cuba si quisiera reingresar al grupo, como la Carta Democrática Interamericana, deja claro que el proceso se hará según los principios de la organización.
Las delegaciones del ALBA rechazaban que se nombraran esos instrumentos en la nueva resolución, una de las condiciones en las que insistía la delegación estadounidense.
En la práctica, las razones que mantuvieron bloqueada las negociaciones a lo largo del martes quedarán para ser discutidas después, en caso de que el Consejo Permanente de la OEA deba manejar el asunto.
Sin embargo el que la OEA llegara a una resolución por consenso anula muchas de las críticas que había estado recibiendo la organización en las últimas semanas sobre su supuesta ineficacia.
No haber llegado a un acuerdo sobre Cuba podría haber sido fatal para la imagen del foro interamericano.