24 de junio de 2009

Electorero anuncio de Calderón en caso Cassez

La decisión del presidente Felipe Calderón Hinojosa de negar a la ciudadana francesa Florence Cassez el traslado a su país fue calificada por los partidos de oposición como “desafortunada, electorera y tardía”. En cambio, el senador panista Gustavo Madero respaldó al mandatario, pues con la repatriación, dijo, no existían garantías de que la secuestradora cumpliera su condena de 60 años de prisión.

En el mismo sentido se expresó el legislador priísta Manlio Fabio Beltrones Rivera, quien celebró que el gobierno haya interpretado “en buena parte el sentir de la mayoría de los mexicanos de no permitir que un delincuente (Cassez) vea pasar la impunidad cuando ha sido sentenciado por un delito grave como es el secuestro”.

Respecto al tinte electoral de esta decisión, el sonorense confió en que “haya sido simplemente una acción correcta por parte del gobierno mexicano, el cual nos debía una satisfacción a todos los que estábamos inquietos de que pudiera hacerse diferencias simplemente por el nivel socioeconómico o por la nacionalidad del delincuente”.

Por el contrario, el coordinador de los diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Javier González Garza, advirtió que el anuncio de retener a la francesa se da en pleno proceso electoral y se hace “para tratar de sacarle provecho”. Insistió en que en el caso del maestro universitario de origen colombiano Miguel Ángel Beltrán, el gobierno de Calderón lo extraditó sin juicio y “ni siquiera ha hablado de ese caso”.

En otro foro, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubon, dijo que la posición del gobierno mexicano en el caso de la francesa Cassez es la que se esperaba. “No se podría justificar otra posición porque está sentenciada en nuestro país, donde tiene que cumplir su condena”.

Descartó que se requieran medidas adicionales por este anuncio. “No percibo que haya un riesgo extra al que teníamos desde que ella está ahí recluida; vamos seguir en las mismas condiciones”, dijo.

En tanto, el titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), Miguel Ángel Mancera, explicó que cuando el sistema jurídico mexicano entra en colaboración con otros países, “lo debe hacer en igualdad de circunstancias, y en el caso de Francia no se encontraron las garantías de cumplimiento estricto (de la sentencia de Cassez)”. Cada vez que los estados celebran un convenio internacional tienen el derecho de reservarse algunas de las obligaciones, indicó.

A su vez, el senador Madero señaló que la decisión “nos congratula porque manda una señal de que no hay ninguna diferencia, que estaba implícita en la solicitud de llevarse a Florence Cassez a Francia”.

En el Palacio Legislativo de San Lázaro, los diputados del PRD Juan Guerra y Humberto Zazueta; del Revolucionario Institucional Samuel Aguilar, y Alejandro Chanona, de Convergencia, coincidieron –por separado– en señalar la incapacidad del Ejecutivo federal en la resolución de los grandes problemas nacionales, “refugiándose en un asunto menor. Se encuentra sumido en la inoperancia y aprovechó el tema Cassez para salir con una postura aparentemente autónoma y sólida en materia de política exterior, mientras el país se le desmorona en las manos”.

Juan Guerra, representante del sol azteca, consideró innecesario el anuncio emitido por Calderón, porque “no asumió una postura que fortalecería la débil política exterior de México; se confrontó sin sentido con el gobierno de Francia, que reaccionó con dureza al denunciar que México no respetó la confidencialidad del proceso”.

Su compañero de bancada Humberto Zazueta criticó también la postura del titular del Ejecutivo, porque la noticia del caso Cassez pudo haber esperado sin problema dos o tres semanas más. “Este Presidente ahora ocupa un lugar en la historia: ser el más inoportuno en la toma de decisiones que atañen al quehacer nacional.”

Para Samuel Aguilar, diputado del PRI, la actuación de Calderón deja muchas dudas porque no había razón suficiente para aceptar que en la visita del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, se debatiera el tema de una delincuente, pero “con su pequeñez lo permitió. ¡Incluso fue el tema de la visita! Y ahora nos sorprende porque a dos semanas de la elección intermedia sale ante los medios en un acto de parafernalia para jugar en favor de su alicaído partido”.

Alejandro Chanona, coordinador del partido Convergencia, advirtió que a pesar de la declaración de Felipe Calderón, el Estado francés estaría en su derecho de reservarse una medida negativa o represalia contra México, con el argumento de no haber respetado el acuerdo por el cual se garantizaría el envío de la secuestradora Cassez a Francia.

Por separado, Diego Cobo Terrazas, diputado federal del Partido Verde Ecologista de México, manifestó que si bien es atinada la decisión del Presidente de no extraditar a Florence Cassez, “se hace con claros tintes electorales”

Para Luciano Pascoe, vicepresidente nacional del Partido Social Demócrata (PSD), es “legítima” la posición de Felipe Calderón, sin embargo, dijo, el anuncio no ameritaba emitirse por cadena nacional porque se enrarece el ambiente electoral. Confió en que, salvo que sea indispensable, ése haya sido el último comunicado del Presidente antes de las elecciones.

Finalmente, la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática consideró que el anuncio de Calderón tuvo un propósito electoral. Jesús Ortega Martínez, dirigente del sol azteca, dijo que bastaba un boletín de la cancillería para informar de esa decisión y no “que el Presidente diera un mensaje casi en cadena nacional”. No obstante, el perredista calificó de correcto el acuerdo de no extraditar a la francesa.

La Jornada